BUSCAR EN ESTE BLOG

28 de septiembre de 2011

LA SUBJETIVIDAD EN EL DISCURSO

LA SUBJETIVIDAD EN EL DISCURSO

El discurso es subjetivo cuando el emisor manifiesta en él sus opiniones o sentimientos. Esta subjetividad, es decir esta presencia del enunciador, se presenta a través de palabras o frases denominadas subjetivemas y modalizadores.
Los subjetivemas son las expresiones que manifiestan una valoración por par¬te del hablante. Pueden ser sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios o construccio¬nes lingüísticas en general.
Por ejemplo, en el artículo leído, Bayer se refiere a Roca del siguiente modo:

Ese general genocida ... repartió como esclavos a los indios prisioneros, a sus mujeres como sirvientas y a sus niños como mandaderos..
Otro historiador, en cambio, se refiere a Roca de esta otra manera:
Julio Argentino Roca, el conquistador del desierto y uno de los artífices de la Argentina moderna.

Es evidente que la opinión de ambos historiadores es totalmente diferente y eso se advierte en las palabras que emplean para referirse al mismo personaje. Las expresiones genocida, esclavos, sirvientas, mandaderos y repartir (referido a perso-nas) traslucen una valoración totalmente negativa, mientras que conquistador y artífice connotan (1) un sentido de valor y construcción, totalmente positivo.
También puede advertirse la valoración personal de Bayer cuando plantea:
¿Por qué esos recintos estrechos y cerrados y la pobreza de sus muebles y enseres? ¿Por qué no hacer una escuela amplia, una especie de templo del saber ... ?

Los subjetivemas estrechos, cerrados y pobreza, indudablemente negativos, se opo¬nen en su valoración a amplia, templo y saber, de connotación totalmente positiva.

Los modalizadores expresan también la subjetividad, pero en este caso en rela¬ción con la posición del autor respecto de la certeza, la falsedad, la duda o la apre¬ciación de lo que enuncia y el grado de compromiso con lo que está manifestando. La modalización marca todo el enunciado y no solo un concepto. Por ejemplo:
Uno vez más comprobamos ... : esta expresión establece la certeza de lo que se enuncia.
O en el ejemplo siguiente: “...ahora parece que” en este caso el enunciador manifiesta el enunciado como una posibilidad, no como algo certero.

Algunos modalizadores de uso frecuente son:
• de certeza: efectivamente, evidentemente, de hecho, sin lugar a dudas, se sabe que, no cabe la menor duda, obviamente, se puede ase-gurar que, en efecto.
• de duda: posiblemente, tal vez, es posible, quizás, se presume que, quizá, es posible que, probablemente, podría ser que.
• de falsedad: es falso, resulta inadmisible, de ningún modo puede admitirse, nadie puede considerar cierto, se equivocan al decir.
• De apreciación: afortunadamente, lamentablemente, es necesario, increíblemente, felizmente, es sorprendente.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL