BUSCAR EN ESTE BLOG

11 de agosto de 2017

La generación del 37 y la auto­biografía. — Recuerdos de provincia de Faustino Domingo Sarmiento: características

La generación del 37 y la auto­biografía.
Recuerdos de provincia de Faustino Domingo Sarmiento: características
Los conflictos que enfrentaban al in­terior y Buenos Aires tuvieron su formulación ideológica en la dicoto­mía civilización-barbarie, acuñada por la generación del 37. Sustituir la barbarie por la civilización o, para decirlo con palabras de Sarmiento, "la tradición española" por "el espí­ritu europeo" y "la fuerza bruta co­mo móvil" por "la inteligencia cul­tivada", fue la tarea que se planteó el nuevo grupo de intelectuales que se nucleó en el 37 alrededor de la Asociación de Mayo (la mayoría de sus integrantes se exilaría luego a partir del año 1838 y ocuparía, después de la caída de Rosas, roles destaca­dos en la organización política del país.
Dentro de la extensión del término barbarie se incluían el interior, el atraso, la supervivencia de lo espa­ñol, los caudillos; con el término ci­vilización designaban a Buenos Aires, el progreso, la cultura francesa. Los intelectuales del 37 sintieron que ellos mismos encarnaban los valores que levantaban como bandera y, por lo tanto, mostrar la propia vida fue para ellos proporcionar el ejemplo de una vida civilizada.
El nuevo héroe literario es el hombre educa­do, el individuo que se procura uno formación intelectual y política de viajero que busca en países más ade­lantados prototipos de ideas e insti­tuciones progresistas. En este con­texto deben entenderse la Autobio­grafía de Vicente Fidel López, Mi vida privada de Alberdi y Recuerdos de provincia de Sarmiento, obras que tienen en común el hecho de ser, fundamentalmente, la historia de una educación. Particularmente no­table, el último de los textos cita­dos tiene para el lector de este te­ma un valor especial, ya que conden­sa y explicita los rasgos dominantes en la literatura autobiográfica del siglo XIX.
Recuerdos de provincia. En el primer capítulo de Recuerdos de pro­vincia (obra de 1850) Sarmiento explica el móvil de su escritura: "... mi nombre anda envilecido en boca de mis compatriotas; así lo en­cuentran escrito siempre; así se es­tampa por los ojos de la mente; y si alguien quisiera dudar de la opor­tunidad de aquellos epítetos deni­grantes, no sabe qué alegarse a sí mismo en mi excusa, pues no me conoce ni tiene antecedente ninguno que me favorezca".
Es para presen­tar esos antecedentes que Sarmiento escribe su autobiografía. A las acu­saciones de salvaje, vil y malvado que dice recibir, opone el "hablar de sí mismo y hacer valer sus buenos lados". "Buenos lados" que, es ne­cesario tener en cuenta, todavía no son muy conocidos, porque, en el momento en que escribe este texto, el autor no ha entrado todavía de lleno en la actuación pública (Sar­miento tiene alrededor de cuarenta años, reside en Chile, donde ha pu­blicado su Facundo y donde es co­nocido como hombre de prensa).
Re­cuerdos de provincia puede definirse entonces como una autopresentación, como la inauguración de un nombre. ¿Qué elementos selecciona el autor para exhibir sus antecedentes? La historia de su familia, por un lado, y su vida privada, por el otro. Por su genealogía se conecta con el pa­sado del país; por su formación, sus hábitos, sus lecturas, se inscribe en el progreso y la civilización. La historia familiar ocupa la prime­ra mitad del libro: Sarmiento rastrea parentescos con las primeras familias de San Juan, las fundado­ras; recorre su árbol genealógico y busca en él nombres de civiles y clé­rigos que hayan tenido roles desta­cados. Enunciar al comienzo de una autobiografía el nombre de los pa­dres es un gesto habitual en los es­critores de la época, una exigencia de la retórica del género, pero es evi­dente que, remontándose a varias generaciones, Sarmiento amplía ese motivo y la cambia de dimensión. ¿Cuál es la función que adquiere dentro del texto esa reseña genealó­gica? Puede entenderse que la his­toria de la familia funciona como una metáfora de la historia del país, a partir de las palabras del propio Sarmiento: "Tiene esto por lo me­nos de interesante, el examen de los individuos notables de las familias, que a medida que pasan las genera­ciones ve uno transformarse poco a poco los personajes, cambiar de for­ma el atavío de hechos que revisten, y presentar casi completas las diver­sas fases de la historia.  Si tomamos la familia de los Albarracines, por ejemplo, desde Fray Miguel, Fray Justo de Santa María y Domingo de Oro, nos dan por resultado estos hechos: el convento, la teología, el milenario, la inquisición, viajes a España, la declaración de la inde­pendencia, Bolívar que la termina, la guerra civil, Rosas y el destierro." Si por la historia de su familia Sar­miento se vincula con el pasado, por las características de su propia vida se identifica con el porvenir del país: "... pues en mi vida tan destituida, tan contrariada y sin embargo tan perseverante en la aspiración de un no sé qué elevado y noble, me pa­rece ver retratarse esta pobre Amé­rica del Sur, agitándose en su nada, haciendo esfuerzos supremos por des­plegar las alas, y lacerándose a cada tentativa contra los hierros de la jau­la que la retiene encadenada."
La perseverancia, la aspiración, el es­fuerzo, son los valores dominantes en la presentación que Sarmiento ha­ce de su historia personal. Esfuerzo que enmarca su vida escolar sobre­saliente, sus lecturas realizadas sin otra guía que el propio criterio, su aprendizaje de idiomas vivos, su ges­tión educativa. "Esfuerzos" llama también Sarmiento a sus escritos, de los cuales hace una reseña al final del libro y a los cuales supone ca­paces de "cambiar la faz de América y, sobre todo, de la República Ar­gentina".
"Hijo de su familia pero, sobre todo, hijo de sus esfuerzos", "modelo de aspiraciones civilizadas": con esas fórmulas podríamos resumir la pre­sentación que hace Sarmiento de sí mismo.

Recuerdos de provincia como condensación del género auto­biográfico. — En el final de Re­cuerdos de provincia, cuando hace la reseña de sus escritos previos, Sar­miento incluye esa misma obra au­tobiográfica en el sistema literario de la biografía. Si con ese gesto hace evidente que pasa por alto las diferencias de significación entre uno y otro género, también está indicando que asigna a ambos el mismo va­lor ejemplar (hay que tener en cuenta que páginas antes, el autor ha ponderado la biografía como una forma literaria eminentemente edu­cativa, capaz de presentar a las ge­neraciones jóvenes "el tipo, el mo­delo práctico, hacedero, posible, que puede guiarlas y trazarles un cami­no".)
Afirmación del nombre propio, iden­tificación de la historia personal con la historia del país, utilidad de la vida individual como modelo: estos rasgos característicos que, con ma­yor o menor grado de explicitación, están presentes en toda la escritura autobiográfica del siglo XIX y que  se con­densan y subrayan en Recuerdos de provincia, obra que, por lo tanto, puede ser leída como modelo del gé­nero.


31 de julio de 2017

LA REVOLUCIÓN NARRATIVA: EL “ULISES”

De la colección  de CEAL (Centro Editor de América Latina) - Literatura Contemporánea- Capítulo Universal, el fascículo N° 24 dedicado a James Joyce, digitalizado y en venta en MercadoLibre.






COPIA ESTE LINK EN TU NAVEGADOR:



EL FASCÍCULO CONTIENE:



1. JAMES JOYCE: DESTINO Y CONTEXTO

· Joyce e Irlanda

· El itinerario de un desterrado

· Las primeras obras

2. EL "ULISES": REALISMO Y MITO

· Estructura y escritura del "Ulises"

· Realismo y "obra abierta".

3- EL LABERINTO DE FINNEGAN

· Historia y desintegración

· La lengua total

4. JOYCE Y LA NUEVA NOVELA

5. NOTAS Y ARTÍCULOS COMPLEMENTARIOS

El escándalo del "Ulises"

El Ulises joyceano y el Ulises griego

El fallo del juez Woolsey

El monólogo de Molly Bloom

La gloria de Ulises

El mensaje de "El velorio de Finnegan"

6. BIBLIOGRAFÍA


Obras de Joyce publicadas en libro:
  • ·         Música de cámara (Chamber Music), 1907.
  • ·         Gente de Dublin (Dubliners), 1914.
  • ·         Retrato del artista adolescente (A Portrait of the Artist as a Young Man), 1916;
  • ·         Desterrados (Exiles), 1918;
  • ·         Ulises (Ulysses), 1922 (entre las edi­ciones posteriores, deben citarse la de Shakespeare y Cía., París, 1926, y la de Odyssey Press, Hamburgo, 1932; en ambas las erratas tipográficas de la primera edición han sido eliminadas casi por completo);
  • ·         Pomes Penyeaeh, 1927;
  • ·         El velorio de Finnegan (Finne-gans Wake), 1939;
  • ·         Esteban Héroe (Ste­phen Hero), post. 1944 (primera ver­sión del Retrato del artista adolescen­te, cuyo manuscrito pertenecía a Syl­via Beach, editora original del Ulises, que lo vendió en 1939 a la Universidad de Harvard);
  • ·         Cartas de James Joyce (Letters of James Joyce), 1957;
  • ·         Los trabajos críticos de James Joyce (The Critical Writings of James Joyce), póst. 1959 (contiene 57 artículos o ensayos de Joyce, publicados en diversas revis­tas o en forma de separata desde 1900 hasta la muerte del escritor).




Estudios sobre Joyce (libros):

  • ·         Beckett, S., Budgen, F., Gilbert, S., Jo­las, E., Elliot, P., McGreevy, Th., .Wi­lliams, W. C, y otros, An Exagmina-tion of James Joyce, Norfolk (Conn.), 1939;
  • ·         Curtius, E. R., James Joyce und sein "Ulysses", Zurich, 1929;
  • ·         Dujardin, E., Le monologue intérieur: son appa­rition, ses origines, sa place dans l'oeuvre de James Joyce, París, 1931;
  • ·         Eco, U., Obra abierta, Barcelona, 1965;
  • ·         Edel, L., James Joyce: the last journey, Nueva York, 1947;
  • ·         Gilbert, S., James Joyce's "Ulysses": A Study, Nueva York, 1930;
  • ·         Givens, S. (ed.), James Joyce: two decades of criticism, Nueva York, 1948; Gorman, H., James Joyce, Buenos Aires, 1945;
  • ·         Jordan Smith, P., A key to the "Ulysses" of James Joy­ce, Chicago 1927;
  • ·         Jung, C. G., ¿Quién es Ulises?, Buenos Aires, 1944;
  • ·         Levin, H., James Joyce, México, 1959;
  • ·         Sou-pault, Ph., Souvenirs de James Joyce, Argel, 1943;
  • ·         Strong, L. A. G., The Sa­cred River. An approach to James Joyce, Londres, 1949;
  • ·         Tindall, W. Y., James Joyce: his way of interpreting the modern world, Nueva York, 1950;
  • ·         Wilson, E., Axel's Castle (el ensayo de­dicado a Joyce), Nueva York, 1931.



Estudios sobre Joyce (artículos):
  • ·         Colum, P., y otros, "Homage to James Joyce", en Transition, marzo de 1932; Connolly, C, "The position of Joyce", en Life and Letters, abril de 1929;
  • ·         Eliot, T. S., "Ulysses, order andmyth", en Dial, noviembre de 1923;
  • ·         Pehr, B., "James Joyce's Ulysses", en Englische Studien, 1925-26;
  • ·         Larbaud, V., "James Joyce", en la Nouvelle Revue Françai­se, abril de 1922; Roberts, R. F., "Bi­bliographical notes on James Joyce's Ulysses", en Colophon, primavera de 1936;
  • ·         Schlauch, M., "The language of James Joyce", en Science and Society, Otoño de 1939;
  • ·         Soupault, Ph., y otros, "Anna Livia Plurabelle", en la Nouve­lle Revue Française, mayo de 1931 (breve introducción y traducción al francés de este fragmento de El velo­rio de Finnegan);
  • ·         Spencer, Th., "Ste­phen Hero: The unpublished manus­cript of James Joyce's A portrait of the artist as a young man", en la Sout­hern Review, verano de 1941.
  • ·         Entre los repertorios bibliográficos, debe citarse el de John J. Slocum y Herbert Cahoon: A bibliography of James Joyce, New Haven, 1953, que es el más completo hasta la fecha de su publicación.


Traducciones al español:


·         La única traducción completa del Uli-ses es la de J. Salas Subirat, Buenos Aires, Santiago Rueda, 1945 (2? edic. revisada, Buenos Aires, 1952; todas las citas del presente trabajo han sido tomadas de esta última). A pesar del extraordinario esfuerzo del traductor, la versión adolece de gran número de incorrecciones, sobre todo en el len­guaje coloquial.

Otras traducciones:
  • ·         Dublineses, trad, de L. A. Sánchez, Santiago de Chile, 1945;
  • ·         Gente de Du­blin, trad, de Oscar Musiera, Bue­nos Aires, 1961;
  • ·         Retrato del artista adolescente, trad, de Alfonso Donado, Buenos Aires, 1956 (versiones anterio­res de esta misma traducción en Ma­drid, 1926; Santiago de Chile, 1935; Buenos Aires, 1938, y México, s/f).
  • ·         Desterrados, trad, bajo la dirección de A. Jiménez Fraud, Buenos Aires, 1937; Esteban el héroe, trad, de R. Bixio, Buenos Aires, 1960.
  •  




En informe para este fascículo ha sido preparado y escrito por Luis Gregorich. La redac­ción final estuvo a cargo del departamento "Capítulo Universal" del Centro Editor de América Latina. El profesor Jaime Rest realizó la supervisión técnica.

1970-  Centro Editor de América Latina S. A.
Buenos Aires

COLECCIÓN CEAL : LITERATURA CONTEMPORÁNEA - FASCÍCULOS DIGITALIZADOS













De la colección  de CEAL (Centro Editor de América Latina) - Literatura Contemporánea- Capítulo Universal,  digitalizadoS y en venta en Mercado Libre.

COPIAR LINK EN EL NAVEGADOR:

SOBRE FRANZ KAFKA:


http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-676794595-libros-digitales-_JM


SOBRE JAMES JOYCE:

LITERATURA CONTEMPORÁNEA KAFKA: REALIDAD Y ABSURDO





De la colección  de CEAL (Centro Editor de América Latina) - Literatura Contemporánea- Capítulo Universal, el fascículo N° 25 dedicado a Franz Kafka, digitalizado y en venta en MercadoLibre

El informe para este fascículo ha sido preparado y escrito por la profesora Beatriz Sarlo Sabajanes. El profesor Jaime Rest realizó la supervisión técnica.


Contenido:

LA CRISIS DE LA CULTURA BURGUESA

· KAFKA: VIDA Y LITERATURA

· LA OBRA DE KAFKA

· Diarios: una relación con la literatura

· 1912: "La condena" y "La metamorfosis"

· América ¿una novela de aprendizaje?

· La justicia: El proceso y "La colonia penitenciaria"

· Algunos cuentos: distancias y laberintos

· "El castillo"

· NOTAS Y ARTÍCULOS COMPLEMENTARIOS_

· Praga, ciudad dividida

· La literatura en la Praga de Kafka

· Carta a mi padre

· Kafka y el judaísmo

· Una interpretación de Maurice Blanchot

· Bibliografìa

De Kafka:
·         Contemplación (Betrachtung), 1913
·         La metamorfosis (Die Verwandlung), 1915
·         La condena (Das Urteil), 1916
·         La colonia penitenciaria (In der Strafko­lonie), 1919
·         Un artista del hambre y otros relatos (Ein Hungerkünstler), 1924
·         El proceso (Der Prozess), 1925
·         El castillo (Der Schloss), 1926
·         Améri­ca (Amerika), 1927
·         La muralla china (Bein Bau der chinesischen Mauer), 1931

·         En las obras completas (Gesam­melte Werke, Francfort, 1950-68) se in­cluyen también los Diarios (Tagebü­cher 1910-1923), las Cartas a Milena (Briefe an Milena), las Cartas 1902-1924 (Briefe) y todos los relatos, fragmen­tos de prosa, aforismos y los ocho cua­dernos en octavo. La recopilación y la edición han estado a cargo de Max Brod.

Sobre Kafka:
Los trabajos de crítica e interpretación publicados sobre Kafka en alemán son muy numerosos y para su conocimien­to se remite a Flores, Angel; A chronology and bibliography, Houlton, 1944; y Järv, Harry, Die Kafka-Literatur. Eine Bibliographie, 1961.
En otros idio­mas puede consultarse:

·         Albérès, R. M. y Pierre de Boisdeffre, Franz Kafka, Paris, 1960
·         Bataille, Georges, La lite­ratura y el mal, Madrid, 1959
·         Blan-chot, Maurice, El espacio literario, Bue­nos Aires, 1969
·         Borges, Jorge Luis, "Prólogo" a La metamorfosis, Buenos Aires, 1952
·         Brod, Max, Franz Kafka, Paris, 1945
·         Eisner, Pavel, Kafka, Bue­nos Aires, 1959
·         Flores, Angel (comp.), The Kafka problem, Nueva York, 1946
·         Lancelotti, Mario, El universo de Franz Kafka, Buenos Aires, 1950
·         Lukács, Georg, Significación actual del realis­mo crítico ("Franz Kafka o Thomas Mann?"), México, 1963
·         Mallea, Eduar­do , "Introducción al mundo de Franz Kafka", en Sur, 9, 1937 Robert, Mar­the, "La lecture de Kafka", en Les Temps Modernes, 84/5, 1952
·         Robert, Marthe, Kafka, Buenos Aires, 1969
·         Robert, Marthe, Acerca de Kafka, acer­ca de Freud, Barcelona, 1970
·         Starobinski, Jean, "Le rêve architecte", en Lettres, febrero, 1947
·         Wagenbach, Klaus, Kafka, Madrid, 1970


Versiones españolas de las obras de Kafka:
·         La obra de Kafka ha sido traducido al castellano en su casi totalidad:
·         Obras completas, prólogo de Carmen Gándara, Buenos Aires, Emecé, 1960
·         América, trad. de D. J. Vogelmann, Buenos Aires, Emecé, 1943
·         El proceso, trad. de Vicente Mendivil, Buenos Ai­res, Losada, 1939
·         El castillo, trad. de D. J. Vogelmann, Buenos Aires, Emecé, 1949
·         La condena, trad. de J. R. Wil-cock, Buenos Aires, Emecé, 1952 (in­cluye también "Un médico rural", "In­forme para una academia", "En la co­lonia penitenciaria" y "Josefina la can­tora", entre otros relatos)
·         Informe para una academia, trad. de María Ro­sa Oliver, Buenos Aires, Emecé, 1945
·         La metamorfosis, trad. y prólogo de Jorge Luis Borges, Buenos Aires, Losa­da, 1943 (incluye también "Un artista del hambre" y "Un artista del trape­cio'")
·         La muralla china, trad. de Al­fredo Pippig y Alejandro Ruiz Guiñazú (incluye, entre otros relatos, "Des­cripción de una lucha", "De la cons­trucción de la muralla china", "La construcción", "El topo gigante", "In­vestigaciones de un perro"), Buenos Aires, Emecé, 1953
·         Carta a mi padre y otros escritos, trad. de Carlos Félix Haeberle, Buenos Aires, Emecé, 1955
·         Cartas a Milena, trad. de J. R. Wilcock, Buenos Aires, Emecé, 1955
·         Diarios 1910-1923, trad. de J. R. Wilcock, Bue­nos Aires, Emecé, 1953.











25 de julio de 2017

Tiempo de descripciones

Tiempo de descripciones

Enseñar Prácticas del lenguaje implica reflexionar sobre el sistema lingüístico, sus normas y el uso que hacemos de él. De acuerdo con los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios “…involucra un conjunto de saberes que tienen como rasgo común el hecho de poner los sonidos, las palabras, las oraciones, los textos, etc., en el lugar de objeto de conocimiento y reflexión.”

Hay instancias necesarias de actividad metalingüística a partir de la exploración de textos, de la escritura y de la lectura. Éstas acrecientan las posibilidades de comunicación, de comprensión y producción de mensajes orales y escritos.

Es habitual que la reflexión sobre algún aspecto particular surja en el momento en que se está llevando a cabo alguna experiencia ligada con prácticas de intercambio oral, con la lectura o con la escritura, pero también es necesario propiciar espacios especiales para trabajar con contenidos de Lengua.

Un aspecto para tener en cuenta son las descripciones. Aparecen en diferentes oportunidades, en circunstancias de oralidad y escritura, en textos descriptivos, narrativos, expositivos, argumentativos...

Nuestras prácticas del lenguaje están teñidas de valoraciones y de intención de influir sobre el destinatario, de modo tal que la información que estamos brindando se ve combinada con aportes expresivos que van más allá de la información propiamente dicha.

Como primer paso, haremos una distinción de conceptos: connotación y denotación. La denotación consiste en la comunicación básica o de primer nivel. Los mensajes se agotan en lo que explícitamente dicen. El lenguaje, en este caso, es neutro.

La connotación es un mensaje de segundo nivel, “un sobremensaje”, agrega un plus a la comunicación básica. Los mensajes, entonces, además de denotar, connotan, es decir: sugieren. Solamente a través de la connotación logramos plasmar lingüísticamente  nuestros intereses.

Connotar no se trata sólo de nombrar, sino de incorporar vivencias e intencionalidades a nuestra expresión. Muchas veces el uso de la ironía muestra claramente el poder de la connotación. Por ejemplo: cuando decimos “qué suerte que te aplazaron”, en realidad estamos sugiriendo algo totalmente contrario a lo que decimos textualmente.
Cada palabra, entonces, posee un significado establecido, fijo, “el que podemos hallar en un diccionario”, pero para cada persona, además, puede presentar diversos matices.

Por ejemplo: “corazón”, si lo buscamos en el diccionario enciclopédico, es el órgano principal del aparato circulatorio. Es un órgano musculoso y cónico situado en la cavidad torácica. Funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. Su tamaño es un poco mayor que el puño de su portador. El corazón está dividido en cuatro cámaras o cavidades: dos superiores, llamadas aurícula derecha (atrio derecho) y aurícula izquierda (atrio izquierdo), y dos inferiores, llamadas ventrículo derecho y ventrículo izquierdo.

Sin embargo, esta palabra sugiere a cada hablante asociaciones y recuerdos que tienen que ver con sus experiencias personales, con sus saberes, con su emotividad. Por eso decimos habitualmente frases como: “tiene un corazón de oro”, “me parte el corazón”, “su mirada me tocó el corazón” y tantas otras.
Cada vocablo abre la puerta a otros a través de la imaginación. Decimos en este caso que connota, porque sugiere, posibilita el ingreso de un nuevo significado en nuestra imaginación.En una descripción el lenguaje connota a partir de diversos procedimientos, entre otros:

  • Metáforas
  • Hipérboles
  • Comparaciones
  • Imágenes sensoriales
  • Imágenes cinéticas
  • Reiteraciones
  • Prefijos o sufijos
  • Exclamaciones
  • Diminutivos o aumentativos
  • Construcciones sintácticas especiales
  • Vocabulario particular
  • Utilización de fórmulas fijas



Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL