BUSCAR EN ESTE BLOG

Cargando...

15 de junio de 2014

Historia del Arte: el Manierismo

Historia del Arte: el Manierismo
Resumen: marco histórico; Pintura 

Marco histórico-cultural

Corriente desarrollada en toda Europa, en el siglo xvi. Entre las características del Manierismo, sobresale la búsqueda de un estilo capaz de romper con las proposiciones renacentis tas, de formas muy complicadas, establecidas en espacios recargados, donde surgía la ruptura del equilibrio.

Reflejó ideas religiosas, en dos vertientes: la mitología y la sensualidad, para expresar un mundo de horror. Fue un arte complejo, que concilio el pensamiento sistematice del Cristianismo con el culto a la belleza del Renacimiento \ el pensamiento científico de la era que iniciaba. Este fue e antecedente del estilo Barroco que surgiría en el siglo xvn.

Pintura

La pintura manierista tiene antecedentes en las obras de Rafael y Miguel Ángel, que orientaron a sus discípulos sobre el manejo del color y la línea dinámica. La pintura de la época está muy influida por elementos teóricos . necesita de explicación para poder ser comprendida.

En Venecia, sobresalen como grandes artistas Tiziano, Tintoretto, Domenicos Theotocopulos, conocido como el Greco. La pintura de Tiziano refleja un gran colorido, con variadas tonalidades y la riqueza de los matices de sus obras. Fue un gran retratista en ese tiempo; elabo­ró varios cuadros para la Corte española, entre ellos el "Retrato de Carlos V" y el de "Felipe II". Otra de sus impor­tantes obras, en que pintó desnudos fue "El amor sagrado y el amor profano". Tintoretto destaca por las profundas perspectivas, los efectos lumínicos y figuras alargadas. Fue también un gran retratista, entre sus creaciones, des­tacan "Cristo ante Pilatos", y el "Lavamiento de pies".


El Greco, nació en Creta,se educó en la escuela de Venecia y después trabajó en España. En sus obras refleja los colores pálidos, figuras alargadas de compo­sición vertical. Y de ellas podemos mencionar "El entie­rro del conde de Orgaz", "El martirio de San Mauricio" y el "Descendimiento de la cruz". En la escultura, plasmó figuras de grupos enteros, se aprecia en "El rapto de las Sabinas" obra esculpida en mármol. Otra escultura manie-rista es la de Benvenuto Cellini llamada "Perseo".

Historia del Arte: arte renacentista

Historia del Arte: arte renacentista
Resumen: marco histórico; pintura; escultura; arquitectura

Características generales de la pintura renacentista:
Pintura italiana del siglo XV- Pintura mural al temple- El hombre es el tema principal
Estudio de la forma humana - El paisaje pierde importancia.
 Hay perspectiva lineal.- Sentido del movimiento.
Temas mitológicos- Aparecen personajes desnudos en temas religiosos

Arte renacentista - Marco histórico cultural
El Renacimiento se inició en Italia en el siglo XIV, y se difundió por el resto de Europa durante los siglos XV y XVI. Durante este periodo la sociedad feudal de la Edad Media se caracterizó por una economía agrícola y una vida cultu­ral e intelectual dominada por la Iglesia. La situación de la sociedad se transformó paso a paso, hasta ser dominada por instituciones políticas, el nacimiento de una economía urbana y mercantil y por el desarrollo en las artes. Este último hecho modificó el contenido de las obras artísticas, que dejaron de ser ya sólo de corte religioso. De ser artesanos, los esculto­res, pintores y arquitectos se convirtieron en individualmente creativos. 
Durante esta época, hubo grandes descubrimien­tos geográficos y adelantos técnicos como la invención de la imprenta, la cual desempeñó un destacado papel para propagar los nuevos conceptos artísticos y permitir el grabado de las principales obras artísticas y, consecuentemente, difundir sus imágenes. Igualmente, favoreció el desarrollo comercial y económico. Todos estos cambios devolvieron al hombre la fe en el ámbito científico, en la razón y la experiencia. En el arte renació el interés por la figura humana, de acuerdo con la tradición clásica de la Antigüedad, en sus modelos de armonía y belleza.

Este gran movimiento cultural, político y artístico inicia­do en el siglo XIV, es llamado Renacimiento, y provocó una gran fuerza de ruptura con la época medieval, su desarrollo en Italia comenzó en la próspera y culta ciudad de Florencia, que llegó a ser el centro artístico más importante en esos tiempos. Durante el siglo XVI, el Renacimiento se extendió por toda Europa y adquirió elementos propios en cada país.
El arte renacentista se caracterizó por el estudio y perfecta semejanza de las formas clásicas grecorro­manas, por la gran importancia que le dio al hombre y  a lo humano, en perjuicio de los ideales religiosos predominantes en las épocas anteriores; además, pre­tendía valorar el aspecto científico.

La evolución del arte renacentista se une al proceso general de racionalización que dominará toda la vida espiritual y material. Se puede concluir que todo lo sucedido en el mundo artístico, reflejó lo ocurrido en otros aspectos de la vida; es decir, la subordinación de todas las leyes del arte y todos los criterios técnicos, a la razón.

Al hablar del Renacimiento se mencionan los términos Quattrocento y Cinquecento: el primero se refiere a las manifestaciones artísticas del siglo xv, es decir, Primer Renacimiento, cuyo centro fue Florencia; el segundo tiene que ver con el Alto Renacimiento, siendo Roma su centro artístico.
En Florencia surgieron tres corrientes: el humanismo, inspirado en el mundo clásico; el materialismo, que viene de la ciencia; y el individualismo, basado en los criterios establecidos por los propios individuos.

Arquitectura y escultura

La arquitectura renacentista adapta al templo o al palacio diferentes elementos romanos, tomados indistintamente, sustituyendo a los elementos góticos, como los pilares y las bóvedas, o creando otros nuevos, acordes a la disposi­ción general del edificio, como cúpulas, frontones o enta­blamentos. Si observamos una construcción, se aprecian los cambios fundamentales que se manejaron en la planta de las iglesias, que ya no eran cruciformes y que ahora, se adaptan a un elemento central basado en un principio huma­no de belleza, antes que las necesidades y tradiciones del culto divino.

Filipo Brunelleschi, arquitecto (Florencia, 1 377-1446), creó un nuevo lenguaje en relación con la arquitectura. A princi­pios del siglo xv, Brunelleschi, en compañía de Donatello, viajó a Roma para estudiar los sistemas y las técnicas para la construcción. Las obras de arte de Brunelleschi fueron de culto religioso, geométricamente claras y con decoraciones pictóricas.

Una de las obras más importantes de Filipo Brunelleschi fue "Santa María de las Flores", que representa ya a un artista renacentista; concibió la arquitectura como un aspecto per­sonal elaborando teorías científicas sobre la perspectiva, es decir, como un elemento geométrico del espacio, que fue apli­cado a la "Iglesia de San Lorenzo" y la "Capilla Pazzi", ambas de la ciudad de Florencia.

Otro arquitecto importante fue León Batista Alberti, que dejó escritas sus teorías sobre arquitectura, pintura y algunas ideas sobre la belleza y la armonía. Tres son sus obras más destacadas: "Templo Malatestiano" en Rímini, "La iglesia de San Andrés" en Mantua, y la "Iglesia de Santa María Novella en Florencia.

Entre las características generales de la arquitectura renacentista se encuentran:


Utilización de arcos de medio punto, de bóvedas de cañón, de arista, y de cúpulas hemisféricas.
Empleo de columnas con capiteles dórico, jónico o corintio. Utilización de entablamentos clásicos y de cornisas. Frontones triangulares o curvos en exteriores. Medallones y guirnaldas.
Iglesias de planta de cruz latina, rectangular al exterior. Iglesias de planta central con cúpula.

Las construcciones renacentistas formaban conjuntos racionales con elementos acordes a las rigurosas normas de proporción.
Con el exilio de la familia Medici de Floren­cia, muchos artistas llegaron a Roma; en un periodo corto allí estuvieron Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Bramante. A principios del siglo xvi comenzó la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma, que para entonces era ya el nuevo centro político, cultural y religioso; en esa obra participaron los más importantes arqui­tectos del Cinquecento, como Bramante, Rafael, Antonio da Sangallo, Miguel Ángel y Carlos Maderno.

Escultura

La escultura renacentista imita los modelos romanos, de la misma manera que la arquitectura; en las obras, se retoman el mármol, el bronce y se recurre al desnudo, representando a las figuras con toga romana; para las sienes, se colocan coronas de laurel, la figura humana adquiere un valor por sí misma. Donatello descubre la relación existente entre la expresión escultórica y la naturaleza. Otros escultores nota­bles de la época, son Andrés Verrochio, Luca del la Robbia, y por supuesto Miguel Ángel.
En este último se sintetiza y concluye toda la expe­riencia de la escultura renacentista; sus obras se distin­guen por una anatomía detallada y de gran monumentalidad y gran capacidad técnica. Sus esculturas están entre las más conocidas de toda la historia del arte.
La escultura renacentista se especializó en represen­tación del carácter humano, mediante la expresión y los movimientos corporales. Miguel Ángel mostró su gran habilidad técnica en el "David", estatua esculpida en un solo bloque de mármol, alto y estrecho; entre otras de sus creaciones, se encuentran las estatuas de Moisés, la Aurora y el Crepúsculo. Sus figuras fueron inspiración de escultura clásica y fueron logradas mediante el estudio de la realidad, y profundas observaciones anatómicas, disecciones de ca­dáveres y análisis de los modelos, para plasmar la realidad de las formas físicas. Las figuras realizadas por Miguel Ángel para las tumbas de la familia Medici, fueron: La Noche y e Día, La Aurora y el Ocaso, entre otras, un segundo conjunto de "La Piedad", y las inconclusas de "Los Esclavos".

Durante el siglo xv, la escultura italiana estuvo basada en el realismo; y en el siglo xvi, fue más idealista y monu­mental.

Donatello (1386-1466), fue un escultor certero y buen observador; pese a su gusto por lo clásico, supo ser origina en lo que produjo. Su escultura ecuestre de Cattamelatta, en el Museo Nacional de Florencia, es significativa en este esti­lo, así como la de San Juan, localizada en la misma ciudad.

 PINTURA

La pintura del Renacimiento es la manifestación artís­tica de muchas formas de la época. Nuevamente, sor pintadas imágenes religiosas con nuevos estilos de presentación, desarrollándose otros temas como mito­lógicos e históricos. Las ideas humanistas apuntaban a un nuevo género pictórico: el retrato, sin dejar de lado la importancia de la naturaleza. Florencia fue el primer centro artístico del Renacimiento y su influen­cia alcanzó a otras escuelas italianas, como Padua, Milán, Venecia, Roma; luego, a otros países europeos. En Florencia durante las dos primeras décadas de siglo xv, se impuso el gusto de la escuela de Siena, lineal y cromático. Posteriormente, Masaccio practicó el volumen y la perspectiva realizada por Chiberti,  Brunelleschi y Donatello. No todos los artistas se vie­ron influenciados por las ideas introducidas por Masaccio.

A mediados del siglo xv una segunda generación de pintores florentinos utiliza técnicas visuales y temáticas, que era lo fundamental que planteaba el Renacimiento. La primera generación conducía al movimiento, a la ana­tomía y la ordenación del cuadro, tomando en cuenta las teorías matemáticas; el segundo desarrolló la temática de la mitología y la historia con ideas religiosas, lo cual provocó críticas. Los pintores que representan esta etapa son: Leonardo da Vínci, Sandro Botticelli, Filippino Lippi, Pietro Dannuci y el Peregrino.

En Roma los artistas continuaron con la línea huma­nista, surgida en Florencia, con el auspicio de los papas Julio II y León X. Todo el arte plasmó a griegos y latinos. Para Miguel Ángel, su obra más importante fue la "Capilla Sixtina". Otro artista de gran importancia fue Rafael Sanzio, responsable de la decoración de varias salas del Vaticano con una gran cantidad de pinturas de asuntos religiosos y mitológicos, sobresaliendo las Madonas.





LA INDIA: el país, el pueblo, la cultura

LA INDIA: el país, el pueblo, la cultura
Resumen y desarrollo

Resumen:


EL PAÍS
La India se halla al sur de Asia, constituyendo una inmensa península triangular que avanza hacia el Océano índico.
El norte del país es una llanura muy fértil, de clima caluroso y hú­medo, regada por dos grandes ríos, el Indo y el Ganges. En ella se aglomera la mayor parte de la población. El sur, el Dekán, es una meseta seca y estéril.

EL PUEBLO
Los antiguos habitantes de la India fueron los dravidas, pueblos de piel oscura, creadores de una civilización que no nos es muy conocida.
Después del año —2000 el país fue invadido por tribus de piel blanca, venidas del Cáucaso: eran de raza aria, y al llegar al Indo se llamaron hindúes.
Como eran muy aguerridos se apoderaron de todo el país e implantaron el sistema de castas. Tres castas superiores para los blancos: guerreros, brahmanes o sacerdotes y el pueblo ario, y una casta inferior para los antiguos pobladores de piel oscura. Fuera de las castas se hallaban los "parias", privados de todo derecho.

LA CULTURA
Políticamente, la India no fue nunca un reino unido, sino una multitud de pequeños estados independientes gobernados por príncipes o "rajas".
     Su religión.:El pueblo hindú es el más inclinado a la religiosidad de todo el Oriente. Sus tres principales religiones son:

El brahmanismo: Adora a Brahma como principio de toda la creación. Reconoce a los brahmanes como casta superior y predica la transmi­gración del alma.
El hinduismo: Mezcla de brahmanismo con los dioses arios. La divi­nidad superior es la tríada compuesta por Brahma, Visnú y Siva. Venera a la vaca como animal sagrado y practica numerosos ritos, como los de los faquires y yogas. Es la religión de la mayoría del pueblo.
El budismo: Basado en la búsqueda del "nirvana" mediante la supresión de todo deseo, y la continua meditación.

Su arte: La India nos ha legado maravillosos templos grandes como los de Egipto, aunque con excesivos adornos. Son igualmente notables sus bajorrelieves y esculturas.
Su ciencia: Los hindúes han descollado en matemáticas y en medi­cina, pero sobre todo en Filosofía: se considera su pensamiento como uno de los más profundos de la antigüedad.

 DESARROLLO:
Sumario
I. El País: Zonas, climas, ríos, producciones
II. El Pueblo: Dravidas - Arios
III. La Cultura:
Organización social: Las castas
Religión: Brahmanismo
Hinduismo Budismo
Arte:
Arquitectura
Escultura
Literatura: Los Vedas
Ciencias: Matemáticas - Medicina - Filosofía

I.   El País
En el flanco sur del continente asiático se encuentra una península, típicamente triangular, que avanza hacia el Océano Indico. Esta in­mensa masa de 3.500.000 kilómetros cuadrados de superficie es la India, y su suelo ha sido asiento de una de las más brillantes y an­tiguas civilizaciones de la humanidad.
La India está rodeada de poderosos vecinos: a su izquierda se hallan Persia y Afganistán; por el norte la rodean las inmensas moles del Himalaya, que la separan de China, del Tibet y Nepal; y cerrando el arco a su derecha, están las junglas de Birmania.
En este inmenso país se distinguen dos regiones bien características:
• La parte superior es una llanura recorrida en toda su extensión por dos de los ríos más grandes del mundo: el Indo al oeste y el Ganges al este. De ahí que los persas llamaran a esta región Hin-dustán (país de los ríos), nombre que luego se ha extendido a todo el resto.
Aquí la vida está totalmente regulada por las aguas. En la región del Ganges las lluvias de los monzones son muy abundantes y regu­lares y permiten hasta dos cosechas al año. En la zona del Indo, por su parte, el deshielo del Himalaya y una acertada red de numerosísimos canales mantienen también la fertilidad del suelo. Así es que en esta región, de clima cálido y húmedo, aunque atemperado por los vientos fríos de la cordillera, se aglomeran las grandes masas de la población. Pero en caso de sequía, o de irregularidad de las crecientes, sobreviene inmediatamente el hambre y la miseria.
Más al sur extiende el gran triángulo del Dekán: inmensa planicie estéril, cerrada a las lluvias por una cadena de montañas. Sólo el algodón puede crecer en ciertas partes de esta zona, cuyo suelo está cubierto por una capa de arcilla roja que impide todo otro cultivo.

Los europeos de origen ario, siempre han creído que sus hermanos de raza llevaron la civilización a los primitivos habitantes de la India. Pero hoy en día, las modernas excavaciones están descubriendo los restos de una antiquísima cultura de brillo insospechado. Son los dravidas, de piel oscura y de origen desconocido, que hacia el año — 3000 dominaron toda la llanura del Indo, luego de someter a otros más antiguos habitantes, tribus negras de origen camita, como los actuales papuas y australianos.
La civilización de los dravidas se extendió por todo el norte de la India, y según opinión de los investigadores podría ser tan antigua o más tal vez que la de los sumerios de la Mesopotamia.


LOS ARIOS: Es bien sabido que hacia el año — 2000 se produjo la gran disper­sión de los pueblos arios desde su centro en el Cáucaso y Turkestán.
Uno de los primeros grupos que se desprendió del tronco común se estableció al sur del Mar Caspio, hasta que empujados por los iranios, sus hermanos de raza, se dirigieron hacia el este y penetraron en Afga­nistán, "el país de los 7 ríos".-Siglos después, hacia —1500, entraron en el valle del Indo y dieron comienzo a su conquista. Desde entonces se denominaron indoarios.
No se trató en realidad de una conquista militar, sino más bien de una inmigración lenta, pero incontenible. Mucho más aguerridos y dueños de armas de hierro, los indoarios poco a poco fueron avan­zando sobre el Gangen y dominando a los dravidas, más civilizados, pero más débiles. Los primitivos habitantes que no quisieron someterse debieron buscar refugio en las estériles tierras del Dekán, donde aún se encuentran sus des cendientes.
Inferiores en número, y deseando mantener el predominio sobre los naturales, los conquistadores enseñaron la superioridad de los blancos sobre los negros, de los arios sobre los dravidas, y prohibieron seve­ramente el matrimonio entre las dos razas. Tal fue el origen de la separación de las castas, que siglos después alcanzaría su máximo desarrollo.
Finalmente, al cabo de mil años, los indoarios se hallaron conver­tidos en los amos indiscutidos de la India, a la que dividieron en una infinidad de principados independientes. Esta gigantesca obra de conquista constituye el argumento del Mahabarata, su epopeya nacional.

La India no constituyó nunca una nación compacta, sino que fue siempre un conjunto de reinos florecientes bajo el mando de sus respectivos rajás. En ocasiones se suscitaban conflictos armados, pro­duciéndose entonces la unión de varios principados bajo el mando de algún conquistador.
Igualmente, en varias oportunidades la hegemonía indoaria sobre el país fue turbada por grandes invasiones:
         Así, en el año —500, el rey persa Darío obtuvo la sumisión de todos los príncipes del Valle del Indo, y aunque respetó las cos­tumbres del país, lo incorporó a una de sus satrapías.
•        Posteriormente, en el año — 321, Alejandro Magno, luego de des­truir el Imperio persa, llegó también hasta el Indo y después de derro­tar al rey Poro, anexó el país a sus dominios. A raíz de esta campaña, por primera vez en la historia, el Occidente tuvo noticias de la India.
A la muerte de Alejandro, los principados nuevamente se indepen­dizaron y cayeron en la anarquía. Entonces, hacia el año — 320, surgió el gran rey Chandragupta  que, luego de fusionar todos los prin­cipados, fundó el imperio llamado Maurya, dando comienzo a la época de mayor esplendor de la India antigua.
Entre sus descendientes se destacó el rey Asoka, que por sus re­formas sociales y religiosas llevó al país a su máximo apogeo.
A su muerte sobrevino nuevamente la decadencia. Durante los ocho siglos siguientes desapareció el gobierno central y la India soportó nuevas invasiones, principalmente de tribus escitas y mongólicas, que gobernaron el país con dinastías efímeras.
Finalmente, y ya en plena edad Media, en el año 662,  la India cayó en poder de los árabes, para pasar siglos más tarde a formar parte del Imperio Británico.

LA CULTURA

La civilización de la India es una de las más brillantes y antiguas del mundo. Compuesta en sus comienzos por elementos dravídicos y arios, fue modificándose grandemente a través de los siglos, girando siempre en torno a dos polos de atracción: la organización social y la religión.

Organización Social
Poco es lo que hasta ahora se sabe al respecto de los primitivos habitantes de la India. En cambio, se está bien seguro de que cuando conquistaron los indoarios el país introdujeron un nuevo ordenamiento social. Como ya lo hemos visto, por temor a ser absorbidos por los dravidas, que eran más numerosos, establecieron la superioridad de la raza de piel blanca sobre los vencidos de piel oscura, considerando como delito toda mezcla de sangre.
Aún entre los mismos blancos existían varias clases sociales perfec­tamente diferenciadas:
Se hallaban ante todo los chatrias o militares, que en este primer período fueron considerados merecedores de los mayores privilegios, ya que a ellos se debía la conquista del país.
 De igual categoría que los guerreros eran los brahmanes o sacerdotes y letrados. Constituían una clase privilegiada por ser los intermediarios ante los dioses y, al mismo tiempo, los intérpretes de las leyes y libros sagrados.
Por debajo de estas dos minorías privilegiadas se hallaban los vai-sias o sea el resto del pueblo blanco, dedicados al comercio o a la agricultura.
• Finalmente, los sudras eran los antiguos dravidas y primitivos ha­bitantes de piel oscura o negra. Debían estar al servicio de las castas anteriores.
-• Inferiores aún a estos últimos, y fuera del sistema de castas, se hallaban los parias o descastados, y por tal motivo, privados de todos los derechos. La integraban los prisioneros de guerra y, sobre todo, los hijos de padres de distintas castas.



— Como se ve, esta arbitraria organización no tenía otra finalidad que mantener la dominación de los indoarios —integrantes de las tres primeras castas— sobre los dravidas. Al delito de la mezcla de razas se daba el peor de los castigos: los hijos tendrían menos derechos que los mismos animales.
Esta estricta división de castas estaba prescripta en los libros sa­grados llamados Los Vedas, conjunto de obras religiosas, escritos hacia el año — 1500, traídos por los arios desde la época de la conquista.
Con el transcurso de los siglos, y una vez sometido todo el país, decreció la influencia de los guerreros al par que la de los brahmanes fue en continuo aumento. Como estos últimos eran los encargados de la interpretación de los libros sagrados, les añadieron nuevas par­tes y comentarios, con los que introdujeron profundas modificaciones.
Entre estos agregados a los Vedas debe citarse al Código de Mané, escrito hacia el año — 500, y que está integrado por una multitud de reglas prácticas que determinan al detalle las relaciones entre las dife­rentes castas, estableciendo principalmente la superioridad de los brah­manes sobre todos los demás hombres y aumentando el rigor hacia los parias. De estos últimos se expresa que su sola sombra o contacto mancha a los integrantes de las castas superiores, por lo cual son lla­mados "intocables". Incluso podían ser muertos si intentaban acercarse a otras personas.
Esta tan injusta y tan artificial separación de los hombres se ha mantenido hasta nuestros días, a pesar del esfuerzo de los gober­nantes por acabar con este ultraje a la dignidad humana.

Religión
En ningún otro pueblo de la tierra la religión ha tenido tanta influencia como en la India. Allí, en todas las épocas, ha constituido el núcleo central de la vida hindú, convirtiéndose en el móvil de todas sus actividades.
'Los dravidas eran politeístas, adoradores de los animales de la selva. Entre sus principales divinidades se encontraba la "cobra", a la que adoraban bajo el nombre de Naga.
Los indoarios, por su parte, sumaron sus creencias religiosas a las de los drávidas. Adoraban la naturaleza y los principales elementos, como a Indra (el sol), Agní (el fuego), Visnú, Siva, y otras muchas divini­dades, sobre las cuales en los Vedas se relataban las más extravagantes fábulas. Posteriormente, los brahmanes, con sus comentarios y agre­gados a los libros sagrados, modificaron tanto las creencias que lle­garon a constituir una nueva religión.

El BRAHMANISMO admite todas las anteriores divinidades, pero re­conociendo como superior a todas ellas a la misma Naturaleza. Se adora como ser supremo a Brahma, el alma del universo. Brahma es el principio creador de todo lo que existe, y todo lo que existe es gran Brahma, de acuerdo al más absoluto panteísmo.
El alma humana es también emanación de Brahma y a Brahma debe volver. Si se ha llevado una vida perfecta, esta absorción se produce a la muerte. Si, por el contrario, se han cometido faltas, el alma debe volver a encarnarse en algún ser imperfecto —hombre o animal— o en algún paria, según su grado de culpabilidad. La vida no es otra cosa que una serie de purificaciones hasta llegar a Brahma. Esta teoría se denomina "metempsIcosis" o transmigración de las almas.
El hinduismo. Sólo los letrados creen en el brahmanismo clásico. El pueblo, por su cuenta, ha conservado los antiguos dioses arios pero ha agregado las prácticas más supersticiosas, configurando así una nueva religión, el hinduismo, la más extendida en toda la India. En ella caben una infinidad de sectas, las que en conjunto veneran más de 30 mi­llones de dioses.
De entre ellos, los que gozan de culto más extendido, forman la "Trimurti" o trinidad suprema: Brahma, el creador; Visnú, el dios bueno y conservador, y Siva, el dios bailarín y destructor.

Otro de los cultos principales corresponde a la sanguinaria Khali, esposa de Siva, a la que se representa con una hoz en una mano y una cabeza cortada en la otra. Antiguamente esta diosa exigía sacri­ficios humanos y, entonces, una terrible secta secreta, los "tugs" o estranguladores, recorría el país sembrándolo de asesinatos sagrados. Hoy Khali se contenta con la sangre de animales.
Muchos de los dioses hinduistas adoptan deformaciones físicas que simbolizan sus cualidades. Así, Brahma es representado con 4 cabezas, Indra con 1.000 ojos y Ganesa con 16 brazos.

Además, la creencia de ver a Brahma en toda la creación, lleva a considerar como dioses a diversos animales; el más venerado entre todos es la vaca, a la que se rinde toda clase de reverencias y cuyo consumo por los occidentales se considera sacrilegio.
El hinduismo acepta también infinitas formas de ascetismo; una de las más conocidas y practicadas es la de los yogas, que pretenden llegar a la unión con Brahma mediante la continua meditación y la absoluta disciplina del cuerpo y del espíritu.

EL BUDISMO El predominio exagerado de los brahmanes, así como las supersticiones del hinduismo, no fueron aceptados por todos los hindúes, y pronto aparecieron varios reformadores. El principal entre todos ellos fue el príncipe Sidarta Gautama, llamado también Sakia Muni o el profeta, uno de los personajes más influyentes en la historia de la humanidad.
Según cuentan las leyendas y tradiciones, Gautama nació en el año — 560, de familia real, y en su juventud fue educado en todas las artes y ciencias. A los 30 años, preocupado por el problema de la existencia del mal, del dolor y de la muerte, renunció a su vida de placeres y se retiró a la selva, dedicándose al ayuno y a la penitencia. Luego de 7 años, y viendo la inutilidad de sus esfuerzos, abandonó esta vida, y sentándose bajo un árbol se entregó a la meditación. Allí le sobrevino la "sabiduría". Se convenció, en efecto, de que la raíz de todos los males se hallaba en el deseo: se desean riquezas, placeres, honores, ciencia, virtud... y se sufre al no lograrlos. El remedio sería, entonces, la supresión de todos los deseos, el aniquilamiento del propio "yo". Adquiriendo esta sabiduría, el alma alcanza el nirvana o grado de total indiferencia, que es la cumbre de la perfección. Con este descubrimiento, Gautama se convirtió en Buda, es decir, en "sabio".
Se dirigió luego a Benarés y comenzó a predicar su doctrina, cuya esencia es la siguiente: de los tres caminos de la vida, conviene desechar los dos extremos, el de los placeres, por vil e innoble, y el de la penitencia, por inútil y doloroso. El recto sendero es el del medio, consistente en el cumplimiento de los cinco preceptos básicos:
No matar ningún ser viviente
No tomar nada que no nos sea dado
No decir lo contrario a la verdad
No tomar bebidas embriagadoras
No faltar a la castidad

Socialmente, Buda admite el sistema de castas, pero despreocupado por las cosas de esta vida, no le da mayor importancia. Lo principal para el hombre no radica en su origen o nacimiento, sino en llegar a ser "budas" o sabios, mediante la total indiferencia. — Esta nueva creencia, como reacción contra las injusticias sociales, tuvo mucha aceptación desde sus comienzos; pero, tenazmente perse­guida por los brahmanes, pronto hubiera desaparecido. La conversión del gran rey Asoka le dio inusitado vigor. Mediante su intervención, el budismo se constituyó en religión oficial del país, enviándose, además, misioneros por todo el Asia. Desde entonces esta suave y pacífica re­ligión ha sido una de las bases fundamentales de la cultura de todos los países del Oriente.

ARTES
El pueblo hindú, nacido para la meditación y el ascetismo, debía de ser necesariamente un pueblo de artistas. Y en efecto, su gran sensibilidad y su ardorosa fantasía han producido verdaderas maravillas.  Lamentablemente, las diversas invasiones sufridas con admirable resignación fatalista, han destruido muchas de ellas. Pero las que aún nos quedan son verdaderos modelos del gusto artístico más refinado y espiritual del Asia.
• La arquitectura es la más notable de todas las artes hindúes y ha producido obras realmente insuperables. La arquitectura india nos impresiona por sus grandes moles. Sus edificios son enormes como los templos egipcios, y su ornamentación es compleja y profusa al extremo. Entre, todos ellos se destacan los de Ajanti y los de Elefanta, así como el bellísimo Taj Mahal, de estilo árabe, considerado como el más perfecto de todos los edificios existentes en la Tierra.
Muchos de estos templos son verdaderas maravillas labradas en plena roca: se trata, por lo general, de montañas enteras totalmente talladas y esculpidas, mientras que el interior vaciado, se ha trans­formado en selva de estatuas y columnas.
Además, el estilo hindú se propagó a todos los países vecinos, donde ha producido aún mayores maravillas. Entre otras conviene citar la    mole del Borabudur, en Java, y los templos de Ankor Vat en Indo­china, los cuales son universalmente comparados a las mejores reali­zaciones egipcias o europeas.
• La escultura fue en general un complemento de la arquitectura y alcanzó su máxima expresión en el tallado de los bajorrelieves y en los frisos de los templos. En algunos de ellos, la exagerada profusión de sus adornos ha formado verdaderos parques de animales sagrados.
Son notables, además, las numerosísimas estatuas de Buda, muchas de ellas de gigantescas proporciones y representadas en las más di­versas posturas. En general, en las estatuas de sus dioses llaman la atención la fantasía y la excesiva movilidad de sus figuras.

LITERATURA
Los primitivos hindúes son los poseedores de uno de los idiomas más antiguos del mundo, el "sánscrito", del que se cree que han salido muchas otras lenguas; entre ellas el persa, el germano, el celta, el griego, el latín, y por lo tanto nuestro castellano.
Y en este idioma sánscrito nos han dejado una riquísima literatura en la que se destacan dos grandes producciones:
Los Vedas, o libros sagrados, con sus numerosos comentarios y agre­gados, como el Código de Manú, añadidos por los brahmanes en el curso de varios siglos.
Las epopeyas heroicas: el Mahabarata y el Ramayana. Ambos poe­mas relatan la conquista de la India por los arios, y son de un valor comparable a la Ilíada y a la Odisea.

CIENCIAS

En toda la antigüedad los científicos hindúes gozaron de merecida fama. A ellos, entre otras cosas, se les atribuye la invención del ajedrez.
Por otra parte, tuvieron excelentes matemáticos. El mundo les debe la invención de los números arábigos y del sistema de numeración de­cimal, que luego los árabes introducirían con su nombre en Europa. Igualmente fueron notables expertos en trigonometría y en álgebra.
Los médicos hindúes lograron asombrosos adelantos. No les era des­conocida ni la cirugía ni la anestesia, e incluso aplicaban una especie de vacunación. Lamentablemente viciaban sus conocimientos con su­persticiones y ritos mágicos.
Por lo que respecta a la Filosofía, es indiscutible que el pensamiento hindú ocupa un lugar destacadísimo por la profundidad y espiritua­lidad de sus formas. Para muchos autores, la gloria más pura de la India reside en haber sido la cuna más antigua y genial de la sabi­duría humana.

Fuente: Historia antigua y medieval
Editorial Stella, Bs.As.,1965




d

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL