BUSCAR EN ESTE BLOG

1 de febrero de 2013

Resumen y análisis de TABARÉ de Juan Zorrilla de San Martín



  Resumen y análisis de TABARÉ de  Juan Zorrilla de San Martín


Resumen del argumento


De la unión de una cautiva blanca y un cacique indio nace Tabaré, un extraño mestizo de piel cobriza y ojos azules. La madre, que no soporta la infeliz situación en que se halla, muere, dejando huérfano a su hijo. Transcu­rre el tiempo. Los españoles han levantado aldeas en tierra americana; una de ellas —San Salvador— tiene como jefe a don Gonzalo de Orgaz, quien vive junto a doña Luz —su mujer— y a su hermana Blanca. Al regresar de una expedición, los conquistadores traen consigo numerosos indios cautivos, entre los que se halla Tabaré. Instalado en la aldea, el mestizo se enamora de Blanca, pues ve en ella la figura de su madre.
Tabaré, que está enfermo, despierta piedad y simpatía en Blanca y en el padre Esteban, quienes convencen a don Gonzalo para que deje al indio libre en el pueblo, bajo palabra de no fugarse de la colonia. Éste vaga por la aldea sonámbulo, febril, acuciado por su amor imposible. Doña Luz, por su parte, pide a su marido que expulse al mestizo pues le teme; aunque disconforme, don Gonzalo acepta.
Entre tanto, en el poblado indígena ha muerto el cacique y los charrúas celebran los funerales. Yamandú —uno de los indios más valientes de la tribu— es el nuevo jefe y exhorta a los indios a atacar a los españoles. Durante la contienda, Blanca es raptada por el cacique. Tabaré, entonces, lucha con él y lo mata. De inmediato regresa con la mujer al pueblo blanco pero, don Gonzalo, que encuentra al indio con su hermana, ciego de ¡ra se lanza contra él y le da muerte. Blanca —que comprende toda la devoción del charrúa— se abraza a él y llora.

Estructura:

Este poema puede dividirse internamente en las siguientes partes:

1-Introducción: Presentación del paisaje e invocación del poeta.

2-Historia de Tabaré:
  • Nacimiento e infancia (Libro 1º).
  • Encuentro con Blanca, enamoramiento y retorno a la selva (Libro 2º)

3- Desenlace trágico: Muerte de Tabaré (Libro 3º).


Género: Épico-lírico. El poeta canta la epopeya de una raza —encarnada en Tabaré— en su ocaso, en su agonía. Pero, a la vez, la historia de esa raza está expresada líricamente; de allí que el género de la obra sea épico-lírico. Algunas escenas en que aparecen diálogos entre los personajes, junto con la descripción del marco esceno­gráfico, acercan la composición al género dramático, ya que serían de fácil represen­tación.


Temas

Principal. Antagonismo entre dos mundos diferentes: el del charrúa y el del español. De este enfrentamiento no surge, a través de la obra, una síntesis, una unión armónica entre ambas razas, sino que una de ellas —la indígena— cae vencida y muere.

Secundarios

  • El paisaje.
  • La soledad.
  • La libertad.
  • El dolor.
  • La guerra.
  • La incomprensión.
  • La muerte.
  • Las creencias religiosas.
  • El honor.
  • El valor.
  • Las apariciones.  
  •  La premonición.
  • Inmortalidad de la obra literaria.
  • El poeta como transmisor de realidades invisibles supraterrenales.
  • Búsqueda de lo nacional en las raíces americanas.
  • Armas, costumbres, cantos y creencias religiosas de los charrúas (rituales funerarios, trajes guerreros, etc.).
  • Arboles y animales autóctonos de una zona de América del Sur.
  • Armas características de los conquistadores españoles.
  • Tarea evangelizadora de los misioneros españoles.
  •  


Personajes

Todos los personajes de la obra están idealizados, de acuerdo con los cánones del Romanticismo.

Principales: Tabaré y el paisaje americano.

Tabaré: Es un personaje idealizado que, a través de su destino, se erige en símbolo de la muerte de una raza. Aparece descripto con rasgos contradictorios, expresión externa de la lucha de razas que se entabla en la sangre del mestizo, en la que coexisten el primitivismo del ancestro charrúa y la bondad y espiritualidad del cristiano. Tabaré es un misterio para los indígenas y para los españoles. Aparece como soñador, sentimental, deseoso de amor maternal, capaz de matar y morir para salvar su amor.

Paisaje americano: Adquiere categoría de protagonista principal, pues se esta­blece una íntima relación entre el mundo interior del indígena y la naturaleza virgen que lo rodea y lo ha acunado desde la infancia. Zorrilla de San Martín ha destacado la importancia del paisaje en su Autocrítica a Tabaré: "Esos personajes, que no son de carne y hueso, figuran en el poema... Todos esos personajes lo son del drama; lo son tanto o más que don Gonzalo y que Blanca, y tanto como el mismo Tabaré, su interlocutor".

Secundarios

Blanca-Magdalena: Estos dos personajes femeninos aparecen muy vinculados a través de la identificación que hace de ellos Tabaré. Ambas participan de las características esenciales de las mujeres románticas: son hermosas, dulces, bonda­dosas, lánguidas, melancólicas.
Don Gonzalo: Es el prototipo del conquistador español: indómito, valiente, impetuoso, con gran sentido del honor.
Doña Luz: Es una mujer realista cuya moral refleja fielmente la de su época. Según su criterio, el charrúa no es un ser humano.
Padre Esteban: Es el prototipo del misionero. Idealista, trata de convertir a los indígenas al cristianismo. Se deja humillar por don Gonzalo cuando éste, furibundo, le enrostra la pérdida de su hermana por seguir sus ideales católicos.
A la manera de un coro, desfilan con rasgos de extrema rudeza los indígenas, algunos de los cuales aparecen mencionados por sus nombres: Caracé, Yamandú o Zapicán. Todos ellos están pintados como agresivos, lascivos, sangrientos y vengati­vos.


Contexto Geográfico. El poema se desarrolla a orillas del río Uruguay —el "río como mar"— en la República Oriental del Uruguay, lugar donde habitaron los charrúas y las otras tribus mencionadas en la obra. El autor, al respecto, precisa: "El gran río... recoge el tributo de innumerables afluentes. El mayor y más hermoso de todos ellos es el río Negro, llamado Hum por los charrúas, el cual atraviesa de Este a Oeste la República Oriental y recoge en su largo curso las aguas de más de la mitad del territorio. A alguna distancia de la desembocadura del rio Negro hállase la del arroyo San Salvador, cuyas márgenes y las de aquél son el teatro de este poema".

En el poema también se mencionan las flores, árboles y animales típicos de la zona.

Contexto Histórico: Tabaré transcurre durante la época de la conquista española. Para dar la sensación de verosimilitud histórica, aparecen consignadas en el poema alusiones históricas concretas (recuerda, por ejemplo, al adelantado Juan Ortiz de Zarate, fundador de El Salvador, sobre la margen izquierda del Plata).

Contexto Social: El texto refleja el enfrentamiento de dos razas: la blanca y la indígena. Dentro de la primera se distinguen diversos sectores sociales:

  • el dominante, culto y de linaje (Don Gonzalo, Blanca, doña Luz);
  • la soldadesca, sector más bajo que el anterior;
  • el sector eclesiástico: misioneros (padre Esteban). Dentro de la raza autóctona de América figuran:
  • los caciques (son los hombres más guerreros, los más fuertes de la comuni­dad);
  • el pueblo indígena en general.
  •  

El clima que predomina en el poema es nostálgico, de tierna melanco­lía. El poeta evoca dolorido el destino trágico de Tabaré y toda la naturaleza ameri­cana aparece empapada de ese sentimiento.


Idea central que surge de la obra
Presentar la lucha inconciliable entre dos ideas, dos formas de vida y de sentir opuestas.
Este antagonismo está encarnado en un ser, Tabaré, quien conlleva esos dos mundos dentro de sí. Por un lado, participa de los valores indígenas; por otro, posee la capacidad de amar que —según el poeta— proviene de su madre blanca. Es, precisamente, esta última influencia la que lo conduce a su destrucción. Dice el poema: "Para llorar, la moribunda estirpe / Una pupila azul necesitaba!".

 Aspectos formales

Versificación: El extenso poema está escrito en cuartetos de versos endecasíla­bos y heptasílabos asonantados, forma inusitada en el género. Por otra parte, el poeta adecúa esta versificación a los diversos ritmos que imprime a la obra; usa, por ejemplo, el cuarteto endecasílabo —abandonando el heptasílabo— para reproducir el desplazamiento silencioso de los indios entre las sombras: "¿Sentís moverse ese cardal cercano, / y ese roce de cuerpos escondidos, / que se arrastran, cual suele, entre los juncos, / arrastrarse callado el cocodrilo?". O bien reproduce el ritmo guerrero de la danza indígena en la proclama de Yamandú: "¡Ahú! grita, con grito prolongado / aquí en el urunday / el indio Yamandú clavó su lanza... / Nadie la  arrancará!".

Lengua: La lengua del poema es culta y poética en las descripciones y en los diálogos; sólo cuando reproduce la conversación de la soldadesca se intercalan algunas exclamaciones del habla cotidiana (¡vive Dios!; ¡Voto al diablo!; ¡pardiez!, entre otras).
Tabaré ve enriquecida su lengua con la presencia de muchos vocablos indígenas, que el autor explica en un apéndice al final de la obra (yacaré, yaguareté, etc.). Por otra parte, aparecen imágenes de gran belleza que —según aclara el mismo poeta— no son todas hijas de la imaginación sino resultantes de "una investigación laboriosa de la etimología de las voces guaraníticas con las que el indio expresaba sus ideas". De esta manera, la muerte es "sueño frío"; el cadáver, "cuerpo que fue"; "tiempo de los soles largos", el verano; o la estrella, "luna de fuego".

Estilo : El poema se inserta dentro de la vertiente romántica de tipo becqueriana en la cual la sugestión y el tono menor imperan para comunicar la emoción más íntima. Sin embargo, Tabaré posee elementos que preanuncian el Modernismo: por ejemplo, el cuidado por la forma, la inclinación a innovar la métrica del verso; la búsqueda de imágenes pictóricas y musicales, el uso de símbolos, la presencia de leitmotivs (* El leitmotiv es una figura musical que consiste en repetir un tema dentro de la estructura general de la composición. En literatura constituye un recurso análogo que, en general, refuerza los contenidos).

Por otra parte, en las descripciones, las cosas se presentan con vagos contornos, lo cual recuerda la técnica impresionista usada en pintura. El poeta se demora en descripciones crepusculares, como es habitual en las composiciones románticas.

Recursos estilísticos

Imágenes auditivas: "Mientras azota e/ viento temeroso / Que silba en las tormen­tas, / Y, algo/pe del granizo restallando, / Sus acordes difunde en las tinieblas".
Imágenes visuales: "Se esconde el sol; en las más altas ramas / Deja un toque de luz anaranjado / Y, polvo de oro en las dormidas aguas".
Imágenes cinéticas: "Y, del añoso ceibo, / cayó, volteando en animados giros / Una hoja seca".
Enumeraciones que transmiten dinamismo: "Suben, bajan, se arrastran, se persi­guen, / se agitan y se rompen, / Y se apagan los unos a los otros..."
Adjetivación romántica: "frente pálida"; alma oscura; "Era así como tú la madre mía, / Blanca y hermosa... ¡pero no eres tú!".
Preguntas retóricas: "¿Por qué el viejo cacique / A las tribus congrega?".
Exclamaciones afectivas: "¡Extraño ser!"; "¡triste noche!".
Comparaciones románticas: "Como esqueletos de hermosuras muertas".
Personificación o prosopopeya: "El Uruguay en vano / Sale a su encuentro, y ladra bajo de ella".
Contraste y paralelismo: "¿Sentís la risa? Caracé el cacique / Ha vuelto ebrio, muy ebrio. I Su esclava estaba pálida, muy pálida I Hijo y madre ya duermen los dos sueños".
Leitmotiv: "¡Cayó la flor al rio!" Este leitmotiv resume el drama de la cautiva blanca, apresada en el primitivo mundo de los charrúas.
Metáforas: "Y ya el charrúa el sueño que no acaba I comenzará a dormir".

Fuentes
Tabaré se llama el protagonista del poema. Con respecto a las fuentes del nombre, el mismo Zorrilla de San Martín aclara: "El nombre de Tabaré se encuentra en el Viaje al Rio de la Plata y Paraguay de Ulrico Schmidl, aventurero alemán que acompañó al bravo y honesto Alvar Núñez en su memorable expedición al Paraguay. También Ruy Díaz de Guzmán, en su Historia Argentina, nos da a conocer ese nombre... Quede sólo asentado que Tabaré es el nombre de un cacique que un día existió y que la voz Tabaré es genuina y muy característica de la lengua tupí... y que la palabra Tabaré está compuesta de las voces Taba, pueblo o caserio, y re, después; es decir el que vive solo, lejos o retirado del pueblo".
Hay una correspondencia entre el nombre elegido y el héroe charrúa; precisa­mente por ser mestizo aparece como un ser extraño: es un indio "diferente entre los indios; es un 'loco' entre los blancos".


La historia de Tabaré surgió de la leyenda del "boroa" —conocida por Zorrilla de     San Martín en su estada en Chile—, una tribu araucana de ojos claros, que restituyó

a los españoles una cautiva a cambio de su libertad. Si bien este punto de partida es de naturaleza artística, la vida misma del poeta nutre su inspiración: la temprana muerte de su madre, por ejemplo, le hace sentir la añoranza del calor materno y este sentimiento lo proyecta en Tabaré. Poeta y personaje están, pues, íntimamente identificados.
Con respecto a los escritores que han influido en su obra, el mismo Zorrilla de San Martín los enumera en su Autocrítica a Tabaré: "No son difíciles de percibir, por cierto, las luces que me alumbraban al escribir Tabaré; las de Dante se distinguen claras como en día de sol; las reminiscencias de Shakespeare parecen escritas en mis versos con tinta roja o azul; bien fáciles de tocar con la mano son las influencias de Homero y Esquilo...; y... las de Cervantes. ...Y... las (le Gustavo Bécquer,... las de Goethe y Schiller y Ossian".

Influencias literarias y extraliterarias
La actitud de Zorrilla de San Martín en cuanto a su cuidado por la forma poética, a la búsqueda de la imagen original, y por el uso de metros desacostumbrados, influye, sobre todo, en la literatura modernista hispanoamericana.
Este poema ha pasado a ser la expresión del alma nacional y ha influido en la vida cultural uruguaya y argentina de principios del siglo XX.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL