BUSCAR EN ESTE BLOG

Cargando...

27 de agosto de 2011

Análisis de La boina roja de Rogelio Sinán


Análisis de La boina Roja de Rogelio Sinán: Rogelio Sinán utiliza en “La boina roja” tanto la técnica surrealista como la cubista para presentar dos casos de psicología anormal que están subordinados a un argumento fantástico.
El doctor Paul Ecker, citado ante el juez, explica la muerte de Linda Olsen hablando y recordando alternamente como buen personaje surrealista. La conversión psicológica de Linda en sirena se hace verosímil con una serie de antecedentes. Ella acompañó al doctor Ecker en su viaje a la isla para estudiar el desove de los peces. Un día, Ecker la poseyó en la misma agua donde los dos acababan de observar el acto sexual de los peces. Cuando ella da a luz, el doctor Ecker o mata a la crianza o la deja escaparse en el mar. No se sabe con certeza porque la misma realidad, vista simultáneamente desde cuatro ángulos distintos, refleja la influencia del cubismo. Al juez, Ecker le dice que mató a la crianza porque había nacido informe como el hijo de su ex esposa. A Linda, Ecker le dijo que la niña había nacido negra. Ella sabía que eso fue imposible porque nunca se había entregado al negro Joe Ward. Por lo tanto, ella creía que Ecker mató a la niña porque había nacido rubia, hija de Ben Parker. A sí mismo, Ecker se dice que había nacido una sirena que se le deslizó de las manos cuando la llevó al mar para conservarle la vida. El autor presenta las cuatro posibilidades y el lector tiene que participar en el proceso creativo escogiendo la más verosímil... o la más artística.
El misterio también rodea la muerte de Linda. Al bañarse en el mar, ella siente que se le paralizan las piernas y retoza en las olas. Ecker quiere curarle el complejo de Glauco, pero la noche del huracán se duerme y ella escapa de la casa y se pierde en el mar. Ecker la busca en vano. La actitud enigmática de la haitiana da lugar a la posibilidad de que ésta tuviera hechizada a linda. Y Ecker ¿se dejó vencer por el sueño a propósito?
Igual que en los cuentos psicozoológicos de Rafael Arévalo Martínez, el lenguaje de “La boina roja” es antiartístico en el sentido de que el autor no intenta crear la belleza por medio del idioma. En efecto, necesita una prosa seudocientífica para hacer más crédula esta historia exótica, fantástica y enigmática.

Fuente: Melton Seymour
El cuento hispanoamericano

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL