BUSCAR EN ESTE BLOG

Cargando...

1 de noviembre de 2011

Análisis-resumen del cuento El hijo de Horacio Quiroga

Análisis-resumen del cuento El hijo de Horacio Quiroga

En el cuento El hijo, de Horacio Quiroga, la acción narrada puede resumirse en pocas palabras: un hombre pierde a su hijo a causa de un accidente de caza. A pesar de relatarse un hecho único, el cuento alcanza una gran densidad emocional, pues su verdadero tema es el proceso psicológico mediante el cual el padre toma paulatina conciencia de que ha sido golpeado por la fatalidad.
La mayor parte del cuento es la descripción minuciosa y rica de las distintas etapas de ese proceso que comienza en una feliz y confiada espera y concluye en la patética alucinación final.
Los sucesivos pasos de la acción, se articulan mediante una graduación en el tono afectivo de las situaciones presentadas, con el objeto de crear el clima emocional del cuento:
1-  Presentación objetiva de un hecho real: padre e hijo se despiden alegremente.
2-  La acción se desplaza ahora al punto de vista del protagonista: conocemos su satisfacción frente a la alegría del hijo, lo vemos reconstruir mentalmente su camino, complacerse en evocar su imagen, reflexionar acerca de las dificultades que debió vencer para educarlo según sus principios.
3-  Referencia a sus frecuentes alucinaciones: tienen todo el carácter de una premonición, pero su tono sombrío se diluye mediante la afirmación:  "Pero hoy... el padre se siente feliz, tranquilo y seguro del porvenir,"
4-  Segunda presentación objetiva de un hecho real: suena un estampido, que ubicado en ese preciso punto de la estructura narrativa tiene el poder de instalar a la tragedia, de manera  contundente y real, en el espacio del cuento, destruyendo, no aún en el ánimo del protagonista pero sí en el del lector, toda esa felicidad expresada en el párrafo anterior.
5-  Referencia a otro elemento de la realidad exterior y objetiva: alusión a la altura del sol. Breve descripción de la naturaleza en función de señalar el tiempo transcurrido: ya es el mediodía.

A  partir de aquí el relato se limita a narrar los actos que ejecuta el padre (mirar el reloj, volver por un momento a su tarea y luego la búsqueda desesperada) y a describir paralelamente su estado de creciente angustia, el cual constituye el núcleo de significación del cuento.
Aparente desenlace del cuento (alucinación del padre, que cree ver desembocar a su hijo de un pique lateral), de carácter feliz pero irreal.
Desenlace definitivo: esta vez real pero desdichado, desti­nado exclusivamente al lector ( observemos que abandonamos al padre "sonriendo de alucinada felicidad" y no asistimos a su toma de conciencia final con respecto a la muerte del hijo) .

La importancia del tiempo en el cuento: el cuento consiste en relatar una espera, primero tranquila, luego inquieta y finalmente desesperada.
Existen frecuentes alusiones a la hora del día ("El sol, ya muy alto, continúa ascendiendo.", "El padre echa una ojeada a su muñeca: las doce.", etc.), contribuyendo, por su ubicación en el curso del relato a crear un clima de inquietud y de sombríos presagios.
Puede observarse que los lap­sos transcurridos entre la partida del hijo y el momento en que comienza la inquietud paterna, y entre éste último y el desenlace alucinatorio, son iguales: tres horas de tiempo real. No obstante, son desiguales los espacios que ambos períodos ocupan en el relato y la incidencia que cada uno de ellos tiene en el proceso psicológico que presenta el cuento.
La naturaleza, al igual que el protagonista, es presentada a través de distintos estados, vale decir sufriendo un proceso  de  transformación a medida que avanzan el día y el relato:
Plenitud: "Es un poderoso día de verano en Misiones, con todo el sol, el calor y la calma que puede depara la estación. La natu­raleza, plenamente abierta, se siente satisfecha de sí."
Crispación: “El sol, ya muy alto, continúa ascendiendo. Adonde quiera que se mire -piedras, tierra, árboles-, el aire, enrarecido como un horno, vibra con el calor. Un profundo zumbido que llena el ser entero e impregna el ámbito hasta donde la vista alcanza, concentra a esa hora toda la vida tropical."
Espera: “Su hijo no ha vuelto, y la naturaleza se halla detenida a la vera del bosque, esperándolo ... "  "Pero la naturaleza prosigue detenida."

En esta tercera etapa la naturaleza se humaniza convirtiéndose en un personaje más que participa de la espera paterna.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL