BUSCAR EN ESTE BLOG

21 de septiembre de 2008

El conde Lucanor de Juan Manuel-Estructura

El conde Lucanor de Juan Manuel-Estructura

El libro está dividido en tres partes: una colección de ejemplos, una parte de sentencias y un tratado doctrinal.
En cada uno de ellos se expone materia didáctica, pero se diferencian por la manera de tratarla. La primera parte utiliza ejemplos, la segunda sentencias y la tercera un corpus teórico organizado.
La segunda parte, la de las sentencias, se divide a su vez en tres partes, aumentado en cada una de ellas la oscuridad de la exposición a la vez que va disminuyendo el número de sentencias: 100, 50, 30.
La parte tercera de los proverbios se divide a su vez en tres núcleos en los que en el primero se plantea el problema y en el último se resuelve.
Se va pasando así, en todo el libro, de lo narrativo a lo doctrinal, de lo claro a lo oscuro, de los asuntos de esta vida a los asuntos celestiales.
Los 50 ejemplos de la primera parte no tienen un movimiento ascendente sino que constituyen como una plataforma para el andamiaje del libro completo.
Están integrados dentro de un doble marco: las preguntas del conde y las respuestas de su consejero y las repetidas afirmaciones del conde al final de cada. ejemplo de que le ha gustado y que lo incluirá en su libro,
Las preguntas del conde tienen que ver con los problemas de los aristócratas, pero la enseñanza sirve para todos los hombres, tienen valor universal. Como lo afirma en el prólogo, Juan Manuel escribe para guiar la conducta de los hombres en lo que concierne a la. honra, la hacienda y el estado, los cuales no se oponen a la salvación del alma.
Dentro de la corriente religiosa.de la Edad Media. los bienes terrenales eran vistos de dos maneras: como un obstáculo para la salvación del alma - por eso de los despreciaba y rechazaba- pero a su vez, esos bienes, no considerados por sí mismos sino por lo que con ellos puede conseguirse tienen valor, se los magnifica como instrumento para la salvación.
En Juan Manuel los bienes del mundo sirven de apoyo para una doctrina que sostiene que cada hombre puede y debe salvarse dentro del orden jerárquico en el que ha nacido. Este orden no puede alterarse o derrumbarse porque afectaría a toda la estructura.
El libro reproduce en su forma esa pirámide jerárquica en que se sustenta la sociedad: en la base, el pueblo; en lo alto: Dios.

SEGUNDA PARTE
En esta segunda parte no existe la materia narrativa de la primera, solo las sentencias o moralejas las cuales también figuran en la primera parte. Tenemos, entonces , ejemplo más sentencia.
La segunda parte, al ir condensándose , aumenta la oscuridad de lo que se quiere transmitir; expresado así por Juan Manuel al comienzo del tercer libro: Después que el otro libro fue terminado comencé a hablar en este libro más abreviado y más oscuro
La oscuridad como norma de estilo no es privativa de Juan Manuel, sino una característica de la época, determinadas por tradiciones , por ejemplo el trovar clus o el ornato difícil.
La oscuridad en la expresión escrita se utilizaba para ocultar a los iletrados temas que se consideraban peligrosos dejándolas para los individuos “más sutiles” que podían aprovecharlas.Esto le daba jerarquía a la obra porque la elevaba a los lectores más sabios.
El texto está dirigido a varios tipos de lectores: los no muy letrados "así como yo", según Juan Manuel,(a los que se dedica la primera parte ) y a los de tan buen entendimiento como don Jaime, a los que se dedica la segunda.
La materia no se modifica al pasar de la primera a la segunda parte~ cambia la manera de expresarla. En la segunda parte también se trata de las cosas que los hombres pueden aprovechar para salvar el alma y el cuerpo y para mantener a los hombres dentro de sus estados.

TERCERA PARTE: Aquí presenta Juan Manuel un tratado moral y filosófico y se intensifica la dificultad interpretativa, se abandonan los ejemplos y los proverbios y se introduce una doctrina en forma de tratado: se va de las honras, los estados y las haciendas a la salvación del alma: cambian método y materia. El método es la exposición argumentada y la materia es teología, metafísica, filosofía, moral.

Esta parte tercera se divide en tres momentos: el inicial~ brevísimo, introduce el tema estableciendo la superioridad de los bienes espirituales sobre los temporales, las cuales son mejores y más nobles que las temporales» (recordar que en los libros anteriores el énfasis estaba puesto en las cosas del mundo).
El segundo momento se ocupa de la_ salvación precisamente y muestra los requisitos para construirla: creer en las afirmaciones de la iglesia, hacer buenas obras y abstenerse de las malas.
El tercer momento estudia la hombre y al mundo para mostrar cuál es el camino de la salvación y sus dificultades. Cuando se refiere al hombre, lo hace señalando sus debilidades, siguiendo el patrón de Calila e Digna: habla dela gestación, del nacimiento, de la infancia, la edad madura, la vejez y la muerte.
Cuando expone sobre el mundo se refiere a qué es el mundo. como pasan los hombres por él, qué galardón reciben por lo que hacen. Expone también tres maneras para que el hombre pueda cruzar por el mundo:
1- entregándose a las cosas terrenales,
2-dedicándose a las de Dios y a las terrenales al mismo tiempo o
3-consagrándose a las de Dios únicamente.
Rrechaza la primera porque el hombre que así actúa termina mal y considera adecuada las otras dos , pero dice que la tercera es la mejor y la más segura, aunque es solo para los elegidos, pero admite que las tres son necesarias porque permite el mantenimiento del orden jerárquico, la sociedad dividida en estamentos que Juan Manuel defiende.
La razón de que JM exponga las debilidades humanas en esta parte es para explicar que el ser humano no puede siempre realizar actos heroicos de desprendimiento y que puede ganarse el cielo sin tener que abandonar por completo las cosas del mundo.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL