BUSCAR EN ESTE BLOG

15 de octubre de 2008

Análisis sintáctico

ANÁLISIS SINTÁCTICO
El análisis de la lengua se realiza partiendo de unidades. Una de las unidades de la lengua es la oración. La oración es una palabra o construcción con entonación propia, sentido completo e independencia sintáctica. A continuación, se estudiarán uno por uno los componentes de esta definición:
La oración puede ser una palabra: ¡Hola!// o una construcción: Diviértase en familia
La oración es una unidad con entonación propia: una oración puede ser interrogativa, exclamativa, exhortativa, desiderativa (que expresa un deseo), enunciativa (afirmativa o negativa. La entonación determina en gran parte el sentido de la oración: ¡Llueve! -¿Llueve?- Ojalá que llueva.
La oración es una unidad con sentido completo: una oración en sí misma transmite una idea completa. Por ejemplo, para decir Juan canta no hacen falta más palabras que las usadas en esa oración.
La oración es una unidad con independencia sintáctica: como consecuencia de los límites que le impone la entonación, la oración es una unidad sintácticamente independiente, es decir, que no está incluida en una unidad sintáctica mayor. Esta autonomía se indica, en la escritura, a través del uso de mayúsculas al comienzo y el punto para indicar el final.
Para que una oración esté bien formada, deben se­guirse ciertas normas que regulan las posibilidades de combinación de las palabras. Por ejemplo, el nú­cleo del sujeto y el del verbo deben concordar en persona y en número: Ellos cantan (Ellos: pronombre personal, tercera persona plural; cantan: verbo conjugado en tercera personal del plural).
La sintaxis estudia y analiza la función que cumplen las palabras al combinarse.
Cuando combinamos las palabras para formar expresiones (frases, oraciones, discursos, etc.) usamos ciertas reglas ya almacenadas en nuestro cerebro por los años que venimos hablando nuestra lengua. De esa manera, no es necesario ser experto en lenguaje para notar que expresiones como -No yo fui. // La niños está en jugando//Tú mirar mientras yo juegas-son incorrectas, pues las palabras se han combinado de cualquier modo. Por lo tanto, las palabras se combinan bajo ciertas reglas. Dichas reglas se basan en que cada palabra tiene una función al combinarse con otras. De ahí se puede saber que el verbo cumple cierta función que no cumple el adjetivo ni el sustantivo, por citar un ejemplo.
Entonces, cuando las palabras se combinan, cada una de ellas tiene una función dentro de la estructura formada : sujeto, objeto, modificador, etc.

La oración simple se compone de dos elementos o miembros principa­les: el sujeto y el predicado. - El sujeto es la palabra o grupo de palabras sobre las que se dice, se afirma o se niega algo. El predicado es lo que decimos, afirmamos o negamos del sujeto.
El sujeto
Ya dijimos que el sujeto es la palabra o grupo de palabras sobre las que se dice, se afirma o se niega algo. El núcleo del sujeto (núcleo es la palabra más importante del conjunto, aquella a las que las demás –si las hay- se refieren y modifican) suele ser un sustantivo y puede ir acom­pañado por otras palabras.
Al decir que el núcleo del sujeto suele ser un sustantivo, queremos señalar que, en otras ocasiones, otras categorías de palabras pueden también desempeñar esta función. Entonces, pueden desempeñar la función de-sujeto:
Un sustantivo: común, propio, individual o colectivo. Ejemplo: Jorge es arquitecto// Este hombre es arquitecto//La abeja vuela de flor en flor// El enjambre vuela de flor en flor.
Un pronombre personal: Yo, tú (vos), él, nosotros, ustedes, ellos- Ejemplo: Yo vivo en salta, Nosotros vivimos en Salta.
Los pronombres demostrativos: este, ese aquel: Esta es mi hermana// Aquel habla demasiado.
Cualquier palabra precedida por un artículo determinante queda sustantivada; es decir, puede realizar la función de un sustantivo. Éste es el caso del adjetivo (el + azul), el adverbio (el + ahora) y el infinitivo (el + cocinar). Ejemplo: El cocinar es un placer//El azul es mi color preferido//El ahora es lo único que tenemos.

Núcleo del predicado
El núcleo del predicado normalmente está formado por un verbo en forma personal; es decir, un verbo con morfemas de número y per­sona (verbo conjugado). También este verbo conjugado puede ir acompañado por otras palabras.
Entre el núcleo del sujeto y el núcleo del predicado se establece una re­lación de concordancia: ambos núcleos deben concordar o coincidir en número y persona.
Ejemplo: El tren circula por la vía: Sujeto: El tren, núcleo del sujeto: tren (sustantivo masculino singular)- Predicado: circula por la vía: núcleo del predicado: circula (verbo- tercera persona del singular). Sería incorrecto decir: Los trenes circula por la vía o El tren circulan por la vía.

Forma de reconocer el sujeto
Desde el punto de vista morfológico y sintáctico, el sujeto se reconoce porque dirige la concordancia, es decir, determina la persona y el número del núcleo del predicado y porque puede representarse por un pronombre personal (yo, nosotros, ellos, etc.). Por ejemplo:
Los extranjeros estudian español En este ejemplo, el sujeto “los extranjeros” está en tercera persona del plural, entonces el verbo debe ir en la misma persona y número (estudian). Además el sujeto puede reconocerse porque puede reemplazarse por un pronombre personal de tercera persona del plural: Ellos estudian español.

Sujeto simple- Sujeto compuesto- Sujeto tácito
El sujeto simple es aquel que tiene sólo un núcleo: Yo paseo por el parque.
El sujeto compuesto es aquel que tiene dos o más núcleos: Juan y yo paseamos por el parque// Pedro, Juan y yo paseamos por el parque.
El sujeto tácito es aquel que no está expresado: Miré por la ventana – ST: Yo // Transformaron la aldea en un instante. ST: Ellos

Los modificadores del núcleo del sujeto
El núcleo del sujeto puede estar solo o acompañado por otras palabras y construcciones que lo modifican y que desempeñan diversas funciones sintácticas. Estos son: el modificador directo (m.d); el modificador indirecto (m.i), la aposición y la construcción comparativa.
El modificador directo: es modificador directo del sustantivo núcleo del sujeto aquellas palabras que se conectan directamente con él, es decir que no lo une a él ninguna preposición. Las palabras y construcciones que funcionan como modificador directo son:
Los artículos definidos: el, la, los, las: La casa es vieja. //
Los artículos indefinidos: un, una, unos, unas: Una casa es vieja //
Los adjetivos calificativos: La casa misteriosa es vieja //
Los adjetivos pronominales posesivos: mi, tu, su: Mi casa es vieja//
Los adjetivos pronominales demostrativos: este, ese, aquel: Esta casa es vieja. //
Los adjetivos numerales: La segunda casa es vieja –Tres casas son viejas//
Los adjetivos pronominales indefinidos: Algunas casas son viejas .//
Construcciones adjetivas (grupo de palabras cuyo núcleo es un adjetivo): Una casa muy vieja se derrumbó.-Una casa terriblemente vieja se derrumbó.-

El modificador indirecto (MI): se une al núcleo mediante una preposición. Para su análisis se divide en subordinante (la preposición) y término (todo lo que pertenece al MI y no es preposición). Se lo denomina término porque en él termina la relación establecida con el núcleo. El término del MI puede ser una palabra: La casa de Eulogia es vieja o una construcción: La casa de mi tía Eulogia es vieja.
La aposición: veamos estas oraciones: Juan, mi hermano, vendrá mañana.// Laura, mi amiga, es enfermera.
En cada una de estas oraciones, el sustantivo núcleo del sujeto aparece modificado por otro sustantivo o construcción sustantiva. Ese modificador se llama aposición. Características de la aposición:
1- Desde el punto de mista semántico (de su significado) núcleo y modificador son equivalentes y por lo tanto podemos permutar el orden sin que varíe el sentido del texto. EJ.: Mi hermano, Juan, vendrá mañana.
2- Desde el punto de vista sintáctico, la función aposición la cumple siempre un sustantivo o construcción sustantiva: Mi amiga, Laura, es enfermera//El mate, café de los pobres, es muy nutritivo.
3- El sustantivo y su aposición se conectan directamente.
4- La aposición generalmente se coloca entre comas pero algunas veces éstas pueden no estar: Mi amigo Julio vendrá mañana: en este caso, amigo y Julio pueden ser, indistintamente, núcleo y el otro término es aposición.
5- Permutando el orden se permutan también las funciones: Mi amiga, Laura, es enfermera: amiga es núcleo del sujeto y Laura es aposición- // Laura, mi amiga,…aquí Laura es núcleo del sujeto y amiga es aposición.
La construcción comparativa: Tomemos el siguiente ejemplo: Las carcajadas, como estallidos, irrumpen en el silencio de la siesta. Sujeto: Las carcajadas, como estallidos – Carcajadas es núcleo y como estallidos: construcción comparativa. La construcción comparativa va siempre precedida por el nexo comparativo “como” y las palabras que le siguen son término del complemento. Otro ejemplo: Una mujer como yo nunca se rinde. Sujeto: Una mujer como yo- núcleo: mujer- Construcción comparativa: como yo.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL