BUSCAR EN ESTE BLOG

30 de abril de 2011

SIMBOLOGÍA: EL CORAZÓN

Corazón. l. El corazón, órgano central del

individuo, corresponde de manera muy general

a la noción de centro. Si Occidente

hace de él la sede de los sentimientos, todas

las culturas tradicionales localizan ahí por el

contrario la inteligencia y la intuición: ocurre

quizás que el centro de la personalidad se

ha desplazado, de la intelectualidad a la

afectividad.

El corazón es efectivamente el centro vital

del ser humano, en cuanto asegura la circulación

de la sangre. Por esta razón se ha

tomado como símbolo -y no por supuesto

como sede efectiva- de las funciones intelectuales.

El corazón

del creyente, se dice en el islam, es el Trono

de Dios. Si, igualmente, en el vocabulario

cristiano, se dice que el corazón contiene el

Reino de Dios, es que este centro de la individualidad,

hacia el cual retorna la persona

en su andadura espiritual, representa el estado

primordial, y por tanto el lugar de la

actividad divina. El corazón, dice Angelus

Silesius, es el templo, el altar de Dios; puede

. contenerlo enteramente

2. El doble movimiento (sístole y diástole)

del corazón hace de él también el símbolo

del doble movimiento de expansión y

de reabsorción del universo.

. En la antigüedad grecorromana el corazón

no tenía significación simbólica muy

precisa.

En la tradición bíblica, el corazón simboliza

el hombre interior, su vida afectiva, la

sede de la inteligencia y la sabiduría. El corazón

es al hombre interior lo que el cuerpo

es al hombre exterior. Es en el corazón donde

se encuentra el principio del mal; el

hombre se arriesga siempre a seguir a su corazón

malvado.

en la Biblia la palabra corazón

se emplea una decena de veces para

designar el órgano corporal, mientras que se

encuentran más de mil ejemplos en los cuales

su interpretación es metafórica. La memoria

y la imaginación remplazan al corazón,

así como la vigilancia, de ahí esta frase:

«Yo duermo, pero mi corazón vela.» El corazón

ocupa un lugar central en la vida

espiritual: piensa, decide, esboza proyectos,

atirma sus responsabilidades. Quitar el corazón

a alguien es hacerle perder el control de

sí (Cant 4,9-10).

El corazón está asociado al espíritu y a veces

los términos se mezclan debido a sus

significaciones idénticas. De ahí las expresiones:

«espíritu nuevo y corazón nuevo»

(Ez 36,26); «corazón contrito y espíritu contrito

» (Sal 51,19).

Fuente: DICCIONARIO DE LOS SÍMBOLOS

Bajo la dirección de

lEAN CHEVALlER

con la colaboración de

ALAIN GHEERBRANT

BARCELONA

EDITORIAL HERDER

1986

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL