BUSCAR EN ESTE BLOG

9 de agosto de 2011

ELEGÍA

POESÍA DE INTIMIDAD - LÍRICA DEL DOLOR. - La expresión de un sentimiento de dolor o de melancolía, ocasionado por alguna pérdida o desgracia, recibe el nombre de elegía.

Las elegías religiosas desarrollan un tema triste o melancólico de ca­rácter devoto.

Así, por ejemplo, sobre la Pasión del Señor, como el famoso Stabat Mater o los trenos, que, como los de Jeremías, en la Biblia, lloran la desgracia de su pueblo.

Hay elegías amorosas, que cantan la pérdida de un amor.

Así las que el gran poeta Fernando de Herrera dedica a lamentar el desvío de su amada, la Condesa de Gelves.

Hay también elegías patrióticas que evocan alguna desventura na­cional. Hay, finalmente, elegías históricas que cantan la melancolía del paso del tiempo.

La siguiente es una de las más bellas poesías elegíacas de la lengua española: la dedicada a cantar la tristeza que le produce al poeta español Rodrigo Caro la contemplación de las ruinas de Itálica, ciu­dad romana que existió junto a lo que hoy es Sevilla.

ELEGÍA PATRIÓTICA "A España"

¿Qué era, decidme, la nación que un día

reina del mundo proclamó el destino,

la que a todas las zonas extendía

su cetro de oro y su blasón divino?

Volábase a occidente

y el vasto mar Atlántico sembrado

se hallaba de su gloria y su fortuna.

Do quiera España; en el preciado seno

de América, en el Asia, en los confines

del África, allí España. El soberano

vuelo de la atrevida fantasía

para abarcarla se cansaba en vano;

la tierra sus mineros le rendía,

sus perlas y coral el Océano.

Y donde quier que revolver sus olas

él intentase, a quebrantar su furia

siempre encontraba costas españolas.

Ora en el cieno del oprobio hundida,

abandonada a la insolencia ajena,

como esclava en mercado, ya aguardaba

la ruda argolla y la servil cadena.

¡Qué de playas, oh Dios! Su aliento impuro

la pestilente fiebre respirando,

infestó el aire, emponzoñó la vida;

la hambre enflaquecida

tendió sus brazos lívidos, ahogando

cuanto el contagio perdonó; tres veces

de Jano el templo abrimos,

y a la trompa de Marte aliento dimos;

tres veces ¡ay! los dioses tutelares

su escudo nos negaron, y nos vimos

rotos en tierra y rotos en los mares.

¿Qué en tanto tiempo viste

por tus inmensos términos, oh Iberia?

¿Qué viste ya sino funesto luto,

honda tristeza, sin igual miseria,

de tu vil servidumbre acerbo fruto?

reina del mundo proclamó el destino,

la que a todas las zonas extendía

su cetro de oro y su blasón divino?

Volábase a occidente

y el vasto mar Atlántico sembrado

se hallaba de su gloria y su fortuna.

Do quiera España; en el preciado seno

de América, en el Asia, en los confines

del África, allí España. El soberano

vuelo de la atrevida fantasía

para abarcarla se cansaba en vano;

la tierra sus mineros le rendía,

sus perlas y coral el Océano.

Y donde quier que revolver sus olas

él intentase, a quebrantar su furia

siempre encontraba costas españolas.

Ora en el cieno del oprobio hundida,

abandonada a la insolencia ajena,

como esclava en mercado, ya aguardaba

la ruda argolla y la servil cadena.

¡Qué de playas, oh Dios! Su aliento impuro

la pestilente fiebre respirando,

infestó el aire, emponzoñó la vida;

la hambre enflaquecida

tendió sus brazos lívidos, ahogando

cuanto el contagio perdonó; tres veces

de Jano el templo abrimos,

y a la trompa de Marte aliento dimos;

tres veces ¡ay! los dioses tutelares

su escudo nos negaron, y nos vimos

rotos en tierra y rotos en los mares.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL