BUSCAR EN ESTE BLOG

10 de febrero de 2013

Característica del relato de no ficción (Non fiction-nuevo periodismo-novela histórica)


Característica del relato de no ficción (Non fiction-nuevo periodismo-novela histórica)
Ana María Amar Sánchez : El relato de los hechos.  



Amar Sánchez sostiene que los relatos de no ficción (testimoniales) no son simplemente transcripciones de hechos más o menos significativos, sino que, por el contrario, plantean una cantidad de problemas teóricos debido a la peculiar relación que establecen entre lo real y la ficción, entre lo testimonial y su construcción narrativa.

Tienen como premisa básica, el uso de un material que debe ser respetado (grabaciones, documentos y testimonios comprobables) que no pueden ser modificados por exigencias del relato. Sin embargo, el modo de disponer ese material y su narración, producen transformaciones. Los textos no son una repetición de la realidad, sino que constituyen otra realidad regida por leyes propias, con la que cuestionan la credibilidad de otras versiones.
Los trabajos de la crítica están caracterizados por distintas dicotomías respecto del género: periodismo - literatura/ forma-contenido / objetividad - subjetividad/ ficción-realidad.

El género se juega en el cruce de dos imposibilidades: la de mostrarse como una ficción (puesto que los hechos ocurrieron y el público lo sabe), y, por otra parte, la imposibilidad de mostrarse como un espejo fiel de los hechos. Lo real no es descriptible tal cual es, porque el lenguaje es otra realidad e impone sus leyes, de algún modo recorta, organiza, ficcionaliza.

El relato de no ficción se distancia tanto del realismo como de la pretendida objetividad periodística, produciendo simultáneamente la destrucción de la ilusión ficcional (en la medida que mantenga un compromiso de fidelidad con los hechos) y de la creencia en el reflejo exacto e imparcial de los sucesos, al utilizar formas con un fuerte verosímil interno, como es el caso de la novela policial.

Lo específico del género está en el modo en que el relato de no ficción resuelve la tensión entre lo ficcional y lo real. El encuentro de ambos géneros (ficción y realidad) no da como resultado una mezcla, sino que surge una construcción nueva , cuya particularidad está en la constitución de un espacio intersticial, donde se fusionan y destruyen al mismo tiempo los límites entre distintos géneros.

UN DISCURSO NARRATIVO NO FICCIONAL.


Si bien los géneros no son eternos, surgen, se desarrollan, desaparecen o se transforman, proporcionan un conjunto de normas para clasificar y ordenar los textos. La noción de género como una categoría cerrada y definida resulta poco válida para la no ficción, donde toda la línea divisoria parece más cuestionada, por la imprecisión de sus márgenes.
Habría que hablar entonces de un discurso narrativo no ficcional. Este discurso supera y evita las limitaciones de toda clasificación e incluye diversas clases de textos, más o menos cercanos al periodismo o a la ficción, en tanto se produzcan en ellos cierto tipo de transformaciones narrativas.
El relato de no ficción destruye esa concepción del realismo que confunde verdad, realidad y verosimilitud, que cree que el lenguaje puede registrar una realidad sin grietas.




¿ REALISMO O RELATO TESTIMONIAL?

Una de las más notorias referencias en la no-ficción, es la referencia a lo real: por ello algunos críticos piensan al género como perteneciente a la escuela realista. Estas posturas confunden testimonio con reflejo de realidad. Sin embargo, en vez de recuperar el testimonio tradicional del realismo, el relato de no-ficción se opone a él. El fenómeno de no-ficción surge como una respuesta a las formas realistas, expresada en la frase " la realidad ya no es realista"., Surge en momentos de grandes cambios sociales y literarios, en períodos de conmoción como los de 1960, con una presión de lo real de la que no podían hacerse cargo formas ya desgastadas como el realismo.

Por eso puede pensarse que el género tiene una conexión muy profunda con el proyecto de una literatura fáctica planteado por algunos autores alemanes como Brecht y Benjamín, que en la década de los " 30, en los momentos previos al triunfo del nazismo, polemizan con Luckaks acerca de cómo debía ser una nueva literatura acorde a los nuevos tiempos. Ellos retoman la posición de una nueva objetividad, e impugnaron los principios de la novela realista, reclamando una literatura de hechos de datos verdaderos. Rechazan el argumento y el narrador ficticio para constru ir la obra a partir de elementos documentales. Esta nueva forma tiene una nueva función: debe informar y generar una participación activa del lector.

Estas discusiones permiten situar al género de no ficción en una tradición que enfrenta la perspectiva de Lucaks, defensora de la escuela realista y de la noción de reflejo como único camino posible. Tanto Brecht como Benjamín rechazan la posición de Lucaks y sostienen que los temas nuevos exigen formas nuevas que se valgan de la evolución de los medios técnicos: el uso de reportajes, informes, actas, la tendencia orientada hacia la crónica y la noticia fueron considerados como una marca fundamental de la disolución de la novela tradicional que caracterizaba a la literatura burguesa.

El género de no-ficción propone una escritura que excluye lo ficticio y trabaja con material documental sin ser por eso realista, pone el acento en el montaje y el modo de organización del material, rechaza el concepto de verosimilitud como ilusión de realidad, como intento de hacer creer que el texto se conforma a lo real y puede reflejar fielmente los hechos. Entre la noticia periodística y la escritura del relato, se encuentra la reproducción mecánica, es decir, los medios técnicos. Ha cambiado la categoría de reproducción: de la noción de reflejo realista se ha desplazado a las técnicas
.
Si los relatos se presentan como una espacio en que entran en contacto diversos códigos, en ese encuentro exhiben su construcción y sus normas: sus referencias son entonces múltiples, no sólo se trata de la referencia a los real, sino también a la literatura, sus códigos, sus géneros, al periodismo.

Otra de las oposiciones que surgieron para caracterizar al género es el de ficción-realidad, relacionando ficción con imaginación (o mentira) y confundiendo realidad con lo real. Sin embargo es necesario distinguir lo real (los hechos) de la realidad que es ya una construcción. No hay una realidad, sino múltiples realidades construidas socialmente que dependen para su constitución de numerosos factores.

También la fíccionalidad es una concepción históricamente variable. La noción de ficción es sobre todo pragmática, depende de la función que se le atribuya al texto, no posee rasgos fijos, todo puede ser ficcionalizado. Lo que es ficción está determinado por las convenciones, éstas permiten distinguir tipos de relatos como informativos o Accionales.

La situación del discurso histórico es ejemplar: pensado anteriormente como verdadero, como una garantía de fidelidad a los hechos, hoy se comprueba que también es un relato. Los hechos no hablan por sí mismos, el historiador habla por ellos y da forma a los fragmentos del pasado. La identificación entre verdad y hecho no puede sostenerse. Se acepta que el historiador utiliza las mismas técnicas y las mismas formas discursivas que el escritor de ficción.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL