BUSCAR EN ESTE BLOG

6 de febrero de 2013

El hombre que pudo hacer milagros de H. G. Wells


El hombre que pudo hacer milagros de H. G. Wells (1)

            Fothering, empleado modesto, está en la taberna procurando convencer a un vecino de que los milagros son imposibles.
–Un milagro –dice– es algo que, por intervención de una voluntad, ocurre en contra del curso de la naturaleza. Por ejemplo, sería un milagro que de pronto ese candelero se pusiera al revés y las llamas apuntaran hacia abajo nada más porque yo le mando: “¡Candelero, date la vuelta!”.
Y he aquí que el candelero se da vuelta. […]
            Fothering, perplejo, regresa a su habitación y allí descubre que, en efecto, le ha sobrevenido la facultad de operar milagros. Milagros pequeños, porque pequeña es su magia: que una hoja de papel se eleve por el aire, que un vaso cambie de color, que se aparezca un caracol…
            Días después consulta a un sacerdote medio ocultista y le ofrece una demostración: la tabaquera se transforma en florero, el florero en pecera, la pecera en pájaro azul. No hay duda: esos son milagros. ¿Por qué no emprender otros que sean más beneficiosos? Deciden, pues, aplicar ese poder milagroso al mejoramiento de la sociedad. Esa noche salen a la calle y comienzan la gran reforma: curan a los borrachos, secan un pantano, le quitan la verruga al párroco, corrigen defectos del servicio ferroviario. Como falta poco para que amanezca y queda mucho por hacer, el sacerdote ocultista recuerda el milagro de Josué, el que detuvo los astros para detener el tiempo y así ganar una batalla. Fothering no se atreve a meterse con la Luna, que está muy lejos, pero el sacerdote le sugiere algo más inmediato, más a su alcance: que detenga la rotación del planeta. Apenas Fothering formula su mandato, la Tierra frena, y se produce un cataclismo universal: por inercia las cosas salen disparadas al espacio, chocan unas contra otras, se amontonan en masas informes o se pulverizan. Fothering, que ha sido lanzado como un cohete, alcanza a exclamar:
–Que el mundo vuelva como estaba antes de que el candelero de la taberna se pusiera al revés y que yo pierda la capacidad de contrariar las leyes naturales.
Inmediatamente se encuentra otra vez en la taberna, procurando convencer a un vecino de que los milagros son imposibles.

            H. G. Wells. Cuentos del espacio y el tiempo en Enrique Anderson Imbert. Reloj de arena. Buenos Aires, El francotirador, 1995. (Fragmento).
(1) Herbert George Wells, más conocido como H. G. Wells (1866 - 1946)[ ]fue un escritor, novelista, historiador y filósofo británico. Es famoso por sus novelas de ciencia ficción y es considerado junto a Julio Verne uno de los precursores de este género.[] Por sus escritos relacionados con ciencia, en 1970 se decidió en su honor llamarle H. G. Wells a un astroblema lunar (2) ubicado en el lado oscuro de la Luna.[ Una de sus novelas más famosas es La guerra de los mundos, novela de ciencia ficción publicada por primera vez en 1898, que describe una invasión marciana a la Tierra. Es la primera descripción conocida de una invasión alienígena de la Tierra, y ha tenido una indudable influencia sobre las posteriores y abundantes versiones de esta misma idea. De la novela de Wells se han hecho adaptaciones a diferentes medios: películas, programas de radio, videojuegos, cómics y series de televisión.
(2) Un cráter de impacto o astroblema es cada una de las numerosas depresiones que deja el impacto de un meteorito en la superficie de un cuerpo planetario (planeta, asteroide o satélite) de superficie sólida.


Luego de leer el cuento, determinar:


1)    Género :
2)    Sub-géneros:
3)    Tipo de narrador:
4)    Estructura:
5)    Categorías actanciales (sujeto-objeto-ayudante/s-oponentes/s)
6)    Tema/s que aparece/n en el cuento
7)    Datos biográficos del autor: nombre, fecha de nacimiento y muerte, nacionalidad, obra más conocida.

Nota: en los ítems uno a seis justificar la respuesta.


Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL