BUSCAR EN ESTE BLOG

21 de diciembre de 2016

Actividades didácticas Cuentos En la escuela y En el ómnibus de Carlos Drummond de Andrade

Actividades didácticas
Cuentos En la escuela y En el ómnibus  de Carlos Drummond de Andrade


Leer los cuentos En la escuela y En el ómnibus  de Carlos Drummond de Andrade. En el cuento  En la escuela el diálogo cumple la función de desarrollar la acción salvo la breve introducción y el final. En éste, se revela el ambiguo y medroso democratismo de la maestra.
En el ómnibus podría parecer una candorosa crónica costumbrista si no estuviera regida por la ilógica del absurdo y del humor, que secretamen­te gobiernan el mundo, convirtiendo, in crescendo, lo trivial en especta­cular. Una vez más, el mínimo quijotismo termina escarnecido.

PROPUESTAS DE TRABAJO

1.   Leído el primer cuento, reflexionar si el diálogo resulta auténtico o, en caso contrario, si los alumnos tienen una espontaneidad inusual en clase.
2.   Explicar la actitud de la maestra. Considerar lo que sobre ésta se dice en el comentario.
3.   Imaginar una situación similar, en que los alumnos tengan que votar en clase. Elegido el tema, realizar un debate y votación. No olvi­darse del voto del profesor.
4.   Investigar sobre el disloque humorístico y algunos chistes.  Verificar si lo averiguado puede aplicarse al cuento En el ómnibus.
5.   Relatar algún incidente presenciado en el colectivo. Destacar la actitud de los presentes, el "no te metas" o la intervención.
6.   En los cuentos En la escuela y En el ómnibus, los niños pertenecen a la clase media carioca. Hay otra cara de la niñez brasileña que está reflejada en los siguientes fragmentos de Capitanes de la arena, de Jorge Amado. Los capitanes de la arena son un grupo de chicos abandonados, que viven en los arenales de Bahía, empujados a la delincuencia por la miseria y el rechazo de la gente. En el primer capítulo se habla del lugar donde duermen:
"Bajo la luna, en un viejo depósito abandonado, los niños duer­men. Durante años, sólo lo habitaron los ratones, que roían la madera de las monumentales puertas... En esa época se había caído una puerta, y uno de la banda, cierto día que paseaba por la extensión de sus dominios (porque toda la zona del arenal del dique, como toda la ciudad de Bahía, pertenece a los capitanes de la arena) entró en el depósito. Resultó mejor hospedaje que la pura arena, que los puentes de los otros depósitos, donde a veces el agua subía amenazante. Más tarde llevaron al depósito los objetos que el trabajo del día les proporcionaba. Entonces el depósito cobijó extrañas cosas. Pero no más extrañas que aquellos chicos, de todos colores y de las edades más variadas, desde los nueve a los dieciséis, que a la noche se extendían por el piso, indiferentes al viento, indiferentes a la lluvia que a veces los mojaba, pero con los ojos prendidos a las luces de los barcos, con los oídos presos de las canciones que venían de las embarcaciones..."

En una ocasión, uno de los chicos consiguió trabajo en un carrusel (calesita) e invitó a sus compañeros a escuchar la música de noche. El sertanejo subió al carrusel, le dio cuerda a la pianola y comenzó la música de un antiguo vals. El sombrío rostro de Volta Seca se abrió en una sonrisa. Escuchaban religiosamente la música que salía del carrusel... Todos estaban silenciosos. Un obrero que iba por la calle, al ver la aglomeración se les acercó. Y se quedó también escuchando la vieja música. Entonces la luz de la luna brilló sobre todos, el mar se serenó (quizá Yemanjá3 había venido también a escuchar la música) y la ciudad fue como un carrusel donde giraban los capitanes de la arena. En ese momento se sintieron dueños de la ciudad y se amaron los unos a los otros, se sintieron hermanos porque todos ellos carecían de afectos y de consuelo y ahora tenían el afecto y el consuelo de la música."
(Uno de los pocos que ayuda a los niños es un sacerdote llamado José Pedro. Uno de los muchachos dibuja y está retratando a algunas personas en la calle cuando sucede lo siguiente:
"El profesor terminó el dibujo y se lo dio al sacerdote. Formaban un grupo cerrado que el padre elogiaba, cuando oyeron: —Pero si es el padre José Pedro...
Y el impertinente de la vieja flaca se asestó sobre el grupo como un
arma de guerra...
—Buenas tardes, doña Margarita.
La viuda Margarita Santos le asestó de nuevo el impertinente de oro. — ¿Pero usted no se avergüenza de estar acá? Un sacerdote del Señor, en medio de esta gentuza...
—Son chicos, señora. El padre continuó:—Cristo dijo: "Dejad que los niños vengan a mí".
—Niños... niños... —escupió la vieja.
—"Ay de quien le haga mal a un niño" dijo el Señor—y el padre José
Pedro elevó su voz por encima del desprecio de la vieja.
—Estos no son niños. Son ladrones. Malevos y ladrones. No son
niños. A lo mejor hasta son los capitanes de la arena...
Pedro Bala se adelantó y quiso dar explicaciones:
—El padre nos quiere ayudar...
Pero la vieja dio un salto atrás y se apartó.
—No se me acerque, no se me acerque, roñoso. Si no fuera por el padre llamaba a la policía.
En ese momento Pedro Bala rió porque si no fuera por el padre la vieja ya hubiera perdido el prendedor y el anteojo."
7-Comparar los intereses y las necesidades de uno y otro grupo.
8-Leer la biografía de Carlos Drummond de Andrade y confeccionar su ficha biográfica con los siguientes datos:
·                    Nombre y apellido del autor/a del cuento:
·                    Nacionalidad:
·                    Fecha de nacimiento /  muerte:
·                    Obras más importantes que escribió:
Nota: No confundir una ficha biográfica (información en forma resumida de la vida de una persona) con una ficha bibliográfica. Esta última contiene los datos de identificación de un libro o de algún documento escrito que es objeto de estudio o investigación.


Biografía de Carlos Drummond de Andrade
Carlos Drummond de Andrade nació en 1902 en Itabira, Estado de Minas Gerais. Como él escribió acerca de sí mismo, su tristeza proviene de su tierra; en el poema "Confidencias del itabiriano" dice:
Algunos años viví en Itabira.
Principalmente nací en Itabira.
Por eso soy triste, orgulloso: de hierro.
Su infancia y su adolescencia provincianas están minuciosamente convocadas, registradas en ese nostálgico inventario que es su libro de poemas, Esquecerpra lembrar, 1979, donde revive el entorno tradicionalista, las formas de cultura regional interrogadas por ojos jóvenes. También sus años de internado religioso y de bohemia juvenil en Belo Horizonte, donde participó del movimiento literario modernista. Se inició en el periodismo en A Revista; después fue redactor del Diario de Minas, del Jornal da Tarde, y otros de su estado, colaborando simultá­neamente en revistas cariocas. Fue funcionario de la administración estatal en Río de Janeiro. Desde 1954 a 1968 tuvo una columna en el Correio da Manha, donde bajo el título de Imagens hacía crónicas de su barrio o de interés mundial. Para ello había creado a un personaje, Joao Brandáo, el hombre común, homen cualquer, que tuvo repercusión en el público. Pelé 1000 es una crónica periodística donde equipara el fútbol al arte, lo que evidencia ciertos rasgos populistas de su actitud creadora.
Drummond de Andrade es uno de los más grandes poetas de América. Su poder de síntesis (en él, atributo creador), el lirismo hondo y mesurado, el sentido del ritmo, la sencillez formal, convierten en experiencias no olvidables la lectura de sus poemas.
Sus libros poéticos: Alguna poesía (1930); Sentimiento do mundo (1940); Poesía até agora (1954). En 1967 escribió Umapedrano medio do caminho. Biografía de un poema, donde responde a las críticas que se hicieron a su poema homónimo, que se transcribe a continuación y que pertenece al libro Sentimiento do mundo:
En medio del camino En medio del camino había una piedra había una piedra en medio del camino había una piedra
en medio del camino había una piedra. Nunca olvidaré ese acontecimiento en la vida de una retina cansada
nunca olvidaré que en medio del camino había una piedra
había una piedra en medio del camino en medio del camino había una piedra.
Pero aquí nos interesa como prosista y como tal escribió Cantos de aprendiz, La bolsa & la vida (traducida en 1973), O Poder Ultrajovem, entre otros.

Fuente: Antología de cuentistas latinoamericanos (1979); Ed.Colihue, Bs.As.



Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL