BUSCAR EN ESTE BLOG

23 de diciembre de 2016

Eva Perón: La tumba sin paz - CRONOLOGÍA DE UN SECUESTRO


Junio de 1952: Mientras Eva Perón agoniza, un emisario del presidente Perón contacta al anatomista español Pedro Ara para que embalsame el cuerpo, a fin de exhibirlo en el gigantesco Monumento al Descamisado.

26 de julio de 1952: Muere Evita, a las 20.25, y dos horas después el doctor Ara y un ayudante comienzan a trabajar sobre el cuerpo para dejarlo "incorruptible".

11 de agosto de 1952: Tras un funeral de 16 días, el cuer­po es trasladado a la CGT, donde el doctor Ara montó un laboratorio para lograr que el cadáver incorruptible sea in­mutable y no se reseque como una momia vulgar.

Agosto de 1953: El doctor Ara concluye su trabajo, pero el cadáver sigue en la CGT porque no se ha construido el monumento donde deberá yacer.

Setiembre de 1955: Un golpe militar derriba el gobierno de Perón, que marcha al exilio. Juana Ibarguren, la madre de Evita, ruega al doctor Ara que permanezca en la CGT al cuidado del cuerpo porque teme que sea profanado. El presidente de facto, general Eduardo Lonardi, ordena que una "Comisión de Médicos Notables" examine el cadáver. Los "Notables" le cortan la falange superior de un dedo; le extraen una cuña de tejido de la oreja izquierda y la radio­grafían para acabar dictaminando que es el cadáver de Eva Perón y que el doctor Ara lo ha preservado con todos sus órganos internos.

Noviembre de 1955: La línea dura de los militares asalta el poder. La Marina ocupa la CGT y violenta la puerta de entra­da al laboratorio. El teniente coronel Carlos Eugenio de Mo­ori  Koenig es comisionado por el nuevo presidente de facto, Pedro Aramburu, para hacer desparecer el cadáver. Moori  Koenig negocia con Ara un traspaso, pero no le firma un acta ni le da un recibo. La noche del 22 de diciembre los hombres del Servicio de Informaciones del Ejército (SIE) secuestran el cuerpo. Comienza un largo periplo por depósitos y galpones del puerto, casas operativas, la propia vivienda de uno de los secuestradores y otros lugares desconocidos, que culmina cuando Moori  Koenig lleva el cadáver  a pocos metros de su propio despacho, en el edificio del SIE.

Junio de 1956: Alarmado por versiones sobre prácticas necrofílicas de Moori Koenig con el cadáver de "esa mu­jer", Aramburu lo releva sin dar explicaciones.

Finales de 1956: El teniente coronel Héctor Eduardo Cabanillas se hace cargo del SIE y del cadáver de Eva Perón, que propone sacar clandestinamente del país. Comienza la .Operación Evasión.  

Abril de 1957: El cuerpo de Evita viaja a Italia bajo la falsa identidad de María Maggi de Magistris y es enterrado en Milán.

Setiembre de 1971: Para negociar con Perón, el general Alejandro Agustín Lanusse le devuelve el cuerpo de Evita en Madrid.  Dos años más tarde, Perón regresa al país dejando el cadáver en Puerta de Hierro.

Noviembre de 1974: Presionado por los Montoneros que han secuestrado el cadáver del general Aramburu, José López Rega  se ve obligado a traer el cuerpo de Evita  a Argentina. Con Isabel Martínez, deciden exhibirlo en Olivos y le encargan la restauración a Domingo Tellechea, que en­cuentra graves lesiones en el cuerpo.

Los enigmas: ¿Quiénes le provocan al cadáver de Evita las heridas que ahora se pueden comprobar? ¿Los marinos? ¿Los militares del SIE? ¿Dónde estuvo exactamente el cadáver entre diciembre de 1955 y abril de 1957? ¿Por qué tiene manchas de brea en las plantas de los pies? ¿Por qué Perón no dio a conocer nunca las fotos que tomó al cuerpo?

  Fuente: Bonasso, Miguel (1997) Cronología de un secuestro en La Tumba sin paz, Página 12, producción documental, pág.29.




Páginas vistas en total

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL