BUSCAR EN ESTE BLOG

21 de marzo de 2010

La política-Los grandes temas de la política

La política-Definición-Los grandes temas de la política

Concepto de política.
Etimológicamente, la palabra "política" proviene de polis, la ciudad- estado griega, a la que Aristóteles define como la asociación de varias aldeas o poblados que posee todos los medios para bastarse a si misma, alcanzando el fin para que fue formada, siendo la más importante de las asociaciones puesto que comprende en si a todas las demás. En el pensamiento de Aristóteles, el hombre es un ser político por naturaleza, que debe vivir bajo la ley (nomos). Para no vivir en sociedad debería ser un dios o una bestia, es decir, fuera de la humanidad, en condiciones suprahumanas o infrahumanas.

La política es la actividad destinada a ordenar jurídicamente la vida social. De ella deriva el gobierno de los hombres en la comunidad organizada y consiste en acciones ejecutadas con intención de influir, obtener, conservar, crear, extinguir o modificar el poder, la organización o el ordenamiento de la comunidad.
Como toda acción voluntaria del hombre, la actividad política proyecta, cristaliza en hechos una conducta, un determinado comportamiento. Pero esa conducta o comportamiento no tiene sentido individual. El acto político es una exterioridad de sentido, un acto de la vida social. La realidad política es realidad humana. Es vida y modo de vivir, de crear estructuras, de perfeccionar la convivencia dentro de la comunidad humana. De ahí que el hombre sea, en su propia realidad, un ser político.
Distintas acepciones.
Sentido genérico: la política se vincula a todo tipo de poder organizado, no solamente al estatal. En este sentido es la actividad orientada a obtener, conservar o modificar los puestos de mando y dirección dentro de entidades, asociaciones o formaciones sociales en general.
Sentido especifico: se vincula directamente al poder de dominación de la comunidad, al poder estatal, que se constituya como irresistible sobre todo el ámbito espacial y personal de la comunidad, con capacidad para imponer coactiva y obligatoriamente sus decisiones contando con la fuerza material suficiente para su dominio mediante la coacción.
Sentido etimológico: el vocablo política proviene de polis, la ciudad estado griega. Aristóteles define la polis como la asociación de varias aldeas o poblados que posee todos los medios para si misma, alcanzando el fin para que fue formada, comprendiendo en si a todas las demás acepciones.
Sentido vulgar: se la identifica con lo útil y lo hábil.
Acepción corriente: se usa el vocablo vinculándolo al estado, al gobierno, o a los partidos políticos.
Acepción científica: estudio de la organización y gobierno de las comunidades humanas. Procura el conocimiento sistemático del poder y su institucionalización en el estado. Tiene como ciencias auxiliares a la historia, a la economía, al derecho, entre otras.

Los grandes temas de la política.
Es común entre los autores contemporáneos de la ciencia política la formulación de tres preguntas claves básicas, que se resuelven en otras tantas preguntas:
¿Quién manda?
Es una pregunta referida a la titularidad del poder: quienes son (o deben ser) los sujetos que ejercen el poder y que mandan a los demás. Roza a las formas de gobierno. En torno a esta pregunta, nos interesa en primer término si mandamientos y órdenes provienen de quien tiene formalmente el ejercicio del poder.
¿Cómo manda?
Es una pregunta que hace cuestión del modo como el poder es ejercido, es decir, del contenido justo o injusto, bueno o malo, de mandamientos y ordenes. Hace referencia a las formas de estado.
¿Para que manda?
Apunta al tema de los fines del estado. Cuando el poder se desvía de su fin, o se usa fuera de el, se torna injusto.

La trilogía: orden – poder – libertad.
Orden u organización: coloca a las distintas piezas del aparato político en su sitio según la función propia de cada una: a los hombres, a los grupos, a los gobernantes, etc.
Se habla de un orden social, cuando el comportamiento intersubjetivo de los seres humanos se ajusta a un conjunto de principios, que garantizan un mínimo de condiciones necesarias para una convivencia normal.
Libertad: es al contrario, la fuerza del movimiento. Pero la libertad necesita del orden para evitar el desorden y la anarquía.

Poder (político): es la fuerza del equilibrio.
El poder es un fenómeno social, producto de la interacción humana.
Consiste en la relación de subordinación en que se colocan recíprocamente los seres humanos. Esa relación de subordinación requiere la presencia de dos términos, el mando y la obediencia.
Esa relación puede darse entre dos o más individuos, o bien abarcar la totalidad de un grupo o de una comunidad; desenvolverse en una esfera determinada de la actividad social; tener por objetivo cualquiera de los propósitos o finalidades que determinan la actividad social humana en su consecución de intereses materiales e ideales.
La sociedad "es una verdadera constelación de poderes" (Burdeau) cuantitativa y cualitativamente diferenciados, según la magnitud de los grupos sociales, de los instrumentos que controlan, de la fuerza que tienen, los propósitos sociales, económicos, culturales o de otro orden que persiguen, y los modos de influir sobre la conducta de los demás, aun contra su voluntad. Hay, así, poderes económicos, políticos, religiosos, militares y sociales, entre otros, comprendiendo, dentro de los sociales, los infinitos procesos que resultan de esta forma de relación humana.
En cuanto fenómeno social, es el despliegue de una forma, potencia o energía proveniente de la vida humana social o interacción humana.
En el juego de los tres elementos o fuerzas, el poder político o poder del estado es el centro de gravedad de la política, al cual convergen las actividades y las fuerzas que engendra la política. El poder establecido socialmente por medio de la organización en la sociedad total es el poder político del estado, el poder social predominante que se politiza en el marco de la organización estatal para lograr el fin común y público de la convivencia.

Reflexión sistemática sobre la “política”. Realidad social y realidad política.
La realidad política: es un sector de la realidad social, como vida humana que se traduce en acciones y formas vinculadas al poder. El poder es el centro de las acciones políticas. Se manifiesta en relaciones de mando y obediencia.
Política como acción y como idea. Teoría y praxis.
Política como acción: es la política práctica o arte del gobierno.
Política como idea: es la política teórica o ciencia política. En este sentido, el conocimiento, interpretación y critica del poder.

Doctrinas. Clasificación. Paralelismo entre doctrina y realizaciones políticas.
Las ideas gobiernan al mundo, son su soporte y fundamento.
Las doctrinas no tienen fuerza por si mismas, deben encarnar en la voluntad humana y convertirse en móvil de su acción, es decir, realizarse a través del obrar humano.
Las doctrinas:
Son producto de su tiempo.
Justifican o anticipan el orden social.
Pueden clasificarse en conservadoras, revolucionarias, reaccionarias y utópicas.
Su influencia política esta en relación directa con el sistema de representaciones que postulan, las expectativas que ofrezcan, los factores de poder que conjuguen y la adhesión que despierten.
Racionalizan la conservación o transformación de la organización política y del ordenamiento social.
Las realizaciones políticas materializan parcial o totalmente las doctrinas.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL