BUSCAR EN ESTE BLOG

31 de julio de 2011

SIMBOLOGÍA: EL CASTILLO

SIMBOLOGÍA: EL CASTILLO

En la vigilia, así como en los cuentos y los sueños, el castillo está situado generalmente en las alturas o en el claro de un bosque: es una morada sólida y de difícil acceso. Da impresión de seguridad, como la casa en general, pero una seguridad afectada de un elevado cociente. Es un símbolo de protección. Pero su situación misma lo aísla un poco en medio de los campos, bosques y colinas. Lo que encierra está separado del resto del mundo, toma aspecto lejano, tan inaccesible como deseable. También figura entre los símbolos de la transcendencia: la Jerusalén celeste toma la forma, en las obras de arte, de un fuerte erizado de torres y agujas, en la cima de una montaña.

Los templos funerarios que hicieron construir los faraones, en la cima o al lado de sus tumbas, se llaman castillos de millones de años y se destinan, eternos como las tumbas reales, a asociar el destino sobrehumano de los grandes de este mundo al de los dioses

Lo que protege el castillo es la transcendencia de lo espiritual. Abriga un poder misterioso e inasequible, Los castillos aparecen en las forestas y montañas mágicas, cargados ya por su parte de fuerza sagrada, y desaparecen como encantamientos, cuando se acercan los caballeros al término del espejismo,

También en los castillos están dormidas las jóvenes hermosas o languidecen los príncipes encantadores, esperando ellas ser despertadas por el enamorado visitante y ellos recibir a la deslumbrante viajera, El castillo simboliza la conjunción de los deseos.

El castillo negro es el castillo definitivamente perdido, el deseo condenado a quedar para siempre insatisfecho: es la imagen del infierno, del destino fijado sin esperanza de retomo ni de cambio. Es el castillo sin puente y eternamente vacío, a excepción del alma solitaria que erra sin fin entre sus muros sombríos.

El castillo blanco es por el contrario un símbolo de cumplimiento de un destino perfectamente realizado, de una perfección espiritual.

Entre los dos, el negro y el blanco, se escalonan los diversos castillos del alma,descritos por los místicos, como otras tantas moradas sucesivas en la vía de la santificación.

El castillo de la iluminación en la cima de los montes, que se confunde con el cielo, será el lugar donde el alma y su Dios estarán eternamente unidos y gozarán en plenitud de su recíproca e inmarcesible presencia.

El castillo apagado, que no es necesariamente el castillo negro, simboliza lo inconsciente, la memoria confusa, el deseo indeterminado; el castillo iluminado, que tampoco es el castillo de la blancura o de luz, simboliza la conciencia, el deseo encendido, el proyecto puesto a la obra.

FUENTE: DICCIONARIO DE LOS SÍMBOLOS

Bajo la dirección de JEAN CHEVALlER


Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL