BUSCAR EN ESTE BLOG

11 de diciembre de 2012

ANÁLISIS de SONATINA de RUBÉN DARÍO


ANÁLISIS de SONATINA de RUBÉN DARÍO


Poema del libro Prosas profanas.

ELEMENTOS INTRÍNSECOS DE LA OBRA

Argumento
No se puede hablar de un argumento propiamente dicho, aunque sí es posible hacer la prosificación del poema: Una princesa pálida y triste vive en su lujoso palacio. Se muestra ausente, sin ver ni al halcón, ni a los cisnes, ni al rojo bufón que intenta alegrarla. Se siente prisionera en su jaula de oro. Vuela con su imaginación hacia un país ideal en que existe el hermoso príncipe que la ha de rescatar. El hada madrina la consuela y le dice que ya vendrá ese caballero a despertarla con un beso de amor.

Organización del contenido

De acuerdo con el contenido, podemos dividir el poema en las siguientes partes:

               Introducción: La princesa y el ambiente que la rodea (1a y 2a estrofas).
                
               Introspección en el espíritu de la princesa (3a a 7a estrofas).
                
               Desenlace semejante al de un cuento de hadas (8a estrofa).

Título
Sonatina es una forma musical semejante a la sonata pero con un desarrollo de temas musicales más breve. En el poema este título se vincula con la teoría —
extraída por el Modernismo de los poetas simbolistas— de que el verso debe ser musical y rítmico para sugerir al oído, a través de las palabras, los diferentes estados anímicos.

Género
Lírica. Este poema pertenece a la primera etapa modernista de Darío, y en él se observa la voluntad de perfección formal que desea plasmar el poeta. Esta actitud estetizante proviene de los parnasianos franceses que cincelaron la palabra como los joyeros trabajan los materiales de su oficio.

Temas
Principal
Libertad a través de la imaginación: La princesa se encuentra prisionera de los valores materiales —el palacio, la riqueza— pero puede liberarse, encontrar armonía y belleza en otro lugar remoto, al cual llega a través de su imaginación. Este tema se vincula con la actitud vital de los poetas modernistas quienes,  frente a un mundo positivista, industrializado, adoptan una postura poética evasiva y se encierran en una torre de marfil.
  Desencanto.
  Tristeza.
  Amor.
  La literatura como medio de evasión de la realidad.
  La poesía como arte de una “élite” culta y estetizante.
  El poema trabajado como materia plástica.


Personajes
Si bien se centra la composición en la figura de la princesa, ésta no adquiere  categoría de verdadero personaje; es tan sólo un objeto estético más dentro del poema.

Marcos referenciales

Geográfico. El lugar evocado pertenece al mundo fantástico de los cuentos de niños en los que una princesa se encuentra custodiada por dragones y guardias negros que vigilan el palacio. Hay referencias a zonas geográficas exóticas: Golconda, China.

Histórico. Este poema —tal como sucede con la mayor parte de las “ manifestaciones líricas puras”— es atemporal  es decir, no aparecen en él alusiones a épocas concretas.

Social. La princesa del poema no representa ninguna clase social; el autor la elije pues le ayuda a reconstruir el ambiente refinado de la corte. Ella es, entonces, un objeto decorativo.

Psíquico : El ámbito psíquico que envuelve el poema es de melancolía y enso­ñación. Este clima se patentiza en las frases puestas en boca del yo lírico: “¡Ay! ¡La pobre princesa...!”; “¡Pobrecita princesa de los ojos azules!”.

Idea central que surge de la obra
Plasmar un objeto estético particularmente bello, a través del cuidado de la forma poética. El Modernismo intenta lograr este objetivo a través de la libertad de expresión, lo cual significa una verdadera innovación en el pano­rama literario de su época.

Aspectos formales

Versificación. El poema está escrito en versos de arte mayor, alejandrinos —es decir, de 14 sílabas— organizados en sextinas —estrofas de 6 versos. La rima consonante sigue el esquema A A B C C B.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales;   a
parlanchina, la dueña dice cosas triviales, a
y vestido de rojo piruetea el bufón. b
La princesa no ríe, la princesa no siente;  c
la princesa persigue por el cielo de Oriente        c
la libélula vaga de una vaga ilusión. B

Lengua
El lenguaje del poema es culto; los vocablos son utilizados después de una cuidadosa selección. Las palabras son elegidas por su ritmo y sonoridad, lo que transmite musicalidad al poema. El poeta, al mencionar a la princesa, usa el diminutivo afectivo a través del cual asume, implícitamente, una actitud comprometida que denota conmiseración y piedad: ¡Pobrecita princesa de los ojos azules!”

Estilo
Este poema es una verdadera transposición de arte, recurso habitual de los modernistas —a imitación del parnasianismo francés— que consiste en utilizar técnicas de un arte y proyectarlas a otro: en este caso, el cuadro presente en Sonatina es una expresión pictórica volcada literariamente. En la composición se concentran todos los rasgos estilísticos que caracterizan al movimiento en su primera etapa: presencia de elementos sensoriales, exotismo, esteticismo formal, etc.

Recursos estilísticos

               Imágenes visuales: La princesa está pálida en su silla de oro.

               Imágenes auditivas: Está mudo el teclado de su clave sonoro.

               Imágenes cinéticas (de movimiento): Tener alas ligeras, bajo el cielo volar.

         Sinestesias (combinación de imágenes de dos o más tipos diferentes): Y vestido de rojo piruetea el bufón. (Imagen visual y cinética).

               Animización: Se desmaya una flor.

               Preguntas retóricas: ¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China?

               Exclamaciones con valor emotivo: ¡Ay! ¡Pobrecita princesa de los ojos azules!

               Símbolos típicamente modernistas de carácter ornamental: Pavos reales, cisnes.

               Elementos exóticos: Cielo de Oriente, príncipe de Golconda o de China.

               Alusión a joyas: Claros diamantes; perlas de Ormuz.

               Adjetivación modernista: Halcón encantado; bufón escarlata.

               Paralelismo sintáctico: Está presa en sus oros, está presa en sus tules.

               Construcciones simétricas: La libélula vaga de una vaga ilusión.

               Hipérbaton: Para ver de sus ojos la dulzura de luz? (en lugar de: para ver la dulzura de luz de sus ojos).


Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL