BUSCAR EN ESTE BLOG

26 de enero de 2013

La primera arquitectura en Italia: la aportación etrusca


La primera arquitectura en Italia: la aportación etrusca


URNA BICÓNICA (terracota, altura unos 50 cm), de la necrópo­lis Arnaldi, siglo VII. Museo Cívico de Bolonia. –

La cultura villano­viana o protoetrusca, que aparece al finalizar la Edad de Bronce y en la primera Edad de Hierro, se caracteriza desde el punto de vista arqueológico por el vaso de terracota en forma de doble cono, para contener las cenizas de los difuntos incinerados. La decoración es siempre geométrica y traduce en forma tosca motivos helénicos. En algunos casos hace de tapa un casco de bronce y la urna evoca entonces vagamente una figura humana.
Las zonas más típicas de esta cultura son Emilia y Etruria, pero se han encontrado huellas en el Lazio y en la Marcas, incluso en Timmari (Apulia)y en Milazzo, Sicilia. Al mismo período pertenecen también las urnas en forma de cabaña: son de planta elíptica y reproducen un tipo de vivienda que parece haber estado difundido en la Etruria costera y en el Lazio.


FASCES (hierro, altura 32 cm) de una tumba de Vetulonia, siglo VII. Museo Arqueológico de Florencia. –

Las fasces de los lictores romanos son sin duda de origen etrusco y parece ser que Vetulonia introdujo su uso en la península. Se trata de símbolos del poder, compuestos por varas de hierro y el hacha de dos filos: la  bipenna, que hemos visto ya en función sagrada en la civilización minoica y también en las poblaciones nurágicas de Cerdeña.



URNA CINERARIA (terracota, altura 64 cm), de Montescudaio (Volterra), siglo VII. Museo Arqueológico de Florencia.
El tipo villanoviano de urna bicónica ha evolucionado aquí, sea por una mayor afinación de la forma, sea sobre todo por la presencia, junto a moti­vos geométricos ya conocidos pero ahora ejecutados en relieve, de figurillas exentas que decoran la tapa y el asa. Frente al vaso de Bissenzio , estas figurillas demuestran una modelación mucho más segura y están animadas de un tosco pero convincente naturalismo. Probablemente, la escena representada sobre la tapa es la de un banquete funerario, y aparece ya la pareja conyugal que será típica del posterior arte funerario etrusco.

VOLTERRA: PUERTA CON ARCO (muros de arenisca, arco de travertino, diámetro 4 m), siglo IV. –

 El hecho de que los etruscos, al igual que los egipcios y los mesopotámicos, usarán la bóveda, cosa que los griegos no hicieron hasta la era helenística, es un testimonio fehaciente en favor de la hipótesis que les atribuye un origen asiático. Es probable, en cualquier caso, que la componente oriental de este pueblo importara de Asia Menor tal técnica, que apareció en Italia durante el siglo VII y estaba llamada a alcanzar, con el uso que de ella hicieron los constructores romanos, un enorme desarrollo.
La puerta de Volterra es propiamente la base de una torre sobre cuyas fachadas opuestas de entrada y de salida se han practicado dos aberturas de arco de cañón, que se apoyan en dos poderosas pilastras. Frente a la bóveda de arimez, la de cañón representa un importante progreso: de un sistema empírico se ha pasado a un procedimiento basado en leyes físicas precisas y de realización bastante fácil. Las piedras se sostienen ahora entre sí y resisten eficazmente la fuerza de la grave­dad. Los bloques que forman los dos arcos volterranos tienen más de un metro de longitud, y sobre tres de los bloques exteriores -en los dos extremos y en el vértice (o clave)- se han aplicado cabezas humanas en peperino, actualmente erosionadas por el tiempo.


ORVIETO: LA VÍA DE LOS SEPULCROS, siglo V.-

Orvieto es la única ciudad etrusca cuyo nombre antiguo se conoce. Gozó de gran prosperidad, sobre todo del siglo VI al IV, y se encuentran en ella templos y edificios sagrados de las que provienen muchas obras importantes de barro, así como vastas necrópolis con tumbas de cámara alineadas en vías sepulcrales regulares: hay tumbas aisladas diseminadas en los alrededores y algunas presentan frescos nota­bles. Las tumbas de la Vía de los Sepulcros están construidas en forma de hipogeo arquitectónico, es decir, son subterráneas y la entrada se abre en una mampostería elevada en bloques de toba labrados según la técnica  constructiva del opus quadratum.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL