BUSCAR EN ESTE BLOG

25 de julio de 2013

EL CONTEXTO INTERNACIONAL ENTRE 1862 Y 1930 - EL PROCESO DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL-Sus consecuencias- TRANSFORMACIONES SOCIALES -La división internacional del trabajo

Resumen: EL CONTEXTO INTERNACIONAL ENTRE 1862 Y 1930 - EL PROCESO DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL-Sus consecuencias- TRANSFORMACIONES SOCIALES -La división internacional del trabajo


A mediados del siglo XIX el contexto internacional –especialmente Europa noroccidental y América del Norte– estaba caracterizado por las transformaciones derivadas de la Segunda Revolución Industrial. Este proceso se había
iniciado un siglo antes, con la Primera Revolución Industrial, que comenzó en Inglaterra, y que convirtió a este país en la potencia mundial más importante, verdadero "taller del mundo": su poderosa flota dominaba los mares, lo que se producía en sus fábricas se exportaba a todos los continentes, controlando el comercio mundial.

La iniciación de la Revolución Industrial en este país fue posible, especialmente, por los siguientes factores:

􀀀 Importantes avances tecnológicos, basados fundamentalmente en la aplicación de la máquina a vapor. El carbón fue el combustible fundamental para la utilización del vapor como fuente de energía. La máquina a vapor fue usada, al principio, en la minería (con bombas de desagote y grúas, por ejemplo) y en la industria textil.

􀀀 La existencia de importantes capitales que Inglaterra había acumulado especialmente gracias a su importante desarrollo comercial alcanzado desde mediados del siglo XVII. Esa acumulación de riqueza permitió las inversiones que requería la aplicación de la tecnología industrial.

􀀀 El crecimiento en la producción de materias primas gracias a adelantos en el sistema de cultivos (máquinas sembradoras, cosechadoras, etc.) y una mayor producción minera.

􀀀 Las mejoras en las vías de comunicación debido a la construcción de canales navegables, puentes, y también el uso del alquitrán y del asfalto en los caminos por donde circulaban carruajes y diligencias.
La creciente demanda de productos debido al aumento de la población (desarrollo del mercado interno) y a la posibilidad de vender en la cada vez mayor cantidad de colonias que Inglaterra conquistaba en otros continentes (desarrollo del mercado externo), además de comerciar en otras regiones, porque los productos ingleses, por su calidad y precios no tenían competencia.


Entre las consecuencias de la Primera Revolución Industrial podemos mencionar:

􀀀 El nacimiento del capitalismo industrial, es decir, la acumulación de riquezas basadas en la industria.

􀀀 El aumento extraordinario de la producción de manufacturas, lo cual impulsó a Inglaterra a conseguir nuevos mercados. Esta necesidad explica, por ejemplo, que en 1806 y 1807 los ingleses invadieran Buenos Aires, por entonces colonia española.

􀀀 El inicio de un proceso de concentración urbana de la población. Este proceso llegó a su culminación durante la Segunda Revolución Industrial.

􀀀 El fortalecimiento del poder económico de la burguesía, dueña de los capitales (dinero, maquinarias, fábricas, etc.).

􀀀 El surgimiento del proletariado industrial o sector obrero.


Durante las últimas décadas del siglo XVIII y las primeras del XIX la industrialización fue difundiéndose, y a la vez, adquiriendo mayor complejidad técnica y más aplicaciones a diversas actividades.

Esta segunda etapa de la industrialización, llamada Segunda Revolución Industrial, alcanzó sus mayores niveles en Inglaterra, Alemania, Francia, los Estados Unidos y Japón. La segunda etapa de la industrialización se caracterizó por:

􀀀 La utilización de nuevas fuentes de energía. Además de la fuerza del vapor se emplearon el petróleo (motor de explosión y motor de combustión interna), y la electricidad (motores eléctricos, dínamo, acumuladores, lámpara eléctrica).

§  El extraordinario desarrollo de los transportes (ferrocarril y barco a vapor).

􀀀 El desarrollo de las industrias pesadas o de base, que son las que producen maquinarias y transporte, y requieren grandes inversiones. Este tipo de industria fue impulsada especialmente por el desarrollo de los medios de transporte mencionados. El hierro fue la materia prima fundamental para construir vías férreas, locomotoras, vagones. Este metal fue, a fines del siglo XIX, poco a poco sustituido por el acero que posee más resistencia, durabilidad y aumenta la capacidad de carga, por ejemplo en el caso de los barcos, al permitir la construcción de bodegas más amplias y livianas. Además del hierro y el acero, para ambos medios de transporte seguía siendo sumamente necesario el carbón, para generar la energía del vapor y para la fundición
de hierro y la producción del acero.

􀀀 Los adelantos en los medios de comunicación aceleraron aún más el proceso de integración y ampliación del mercado mundial: el telégrafo eléctrico, artefacto que sirve para transmitir mensajes escritos a distancia y el teléfono, que en sus comienzos no tuvo la aplicación domiciliaria que hoy le conocemos, pero sí una importante contribución comercial.

Los avances en transportes y comunicaciones influyeron en la organización del comercio internacional dando lugar a la división internacional del trabajo.

La división internacional del trabajo es la forma en que se organizó el comercio mundial, de modo tal que algunos países se dedicaban a producir materias primas y alimentos (países periféricos, con escaso desarrollo industrial) y otras maquinaria y artículos manufacturados (países centrales, altamente industrializados).Este sistema permitía obtener las materias primas y los alimentos al precio más bajo posible, y vender con grandes ganancias las manufacturas. La división internacional del trabajo fue impulsada por Inglaterra y se hizo extensiva a los demás países que se industrializaron con posterioridad a esa nación, lo cual originó una feroz competencia entre ellos por la conquista de nuevos mercados en otros continentes.
Dadas estas condiciones internacionales y una vez que se adecuaron las condiciones internas, la Argentina se incorporó como país agro-exportador, en la división internacional del trabajo, en directa vinculación con Inglaterra.


Las vastas regiones periféricas, entre las cuales se encontraba Latinoamérica, consideradas "espacios vacíos" por los países centrales, eran los lugares que sirvieron como receptores del excedente de población europea, dando origen a grandes corrientes de migraciones internacionales. La mayor parte de esa población que emigró hacia países de otros continentes fue la que aportó la mano de obra al proceso productivo que se ponía en marcha en los países periféricos. De este modo se fueron "complementando" las economías. Claro que se trataba de un complemento no equitativo, es decir era una relación asimétrica. Los países industriales les aportaron tecnología, capitales y mano de obra a fin de que en los países periféricos se desarrollasen actividades que proveyeran materias primas necesarias para sus industrias, alimentos para sus trabajadores y ganancia para sus empresas y grupos económicos. Se considera una relación asimétrica porque en el mercado internacional los precios de las manufacturas tendían a ser muy superiores a los de las materias primas y los de los alimentos.


Los capitales excedentes de los países industrializados, especialmente en el caso de Inglaterra, encontraron en la periferia condiciones favorables para sus inversiones. Por otra parte, los empréstitos que concedían generaban una deuda externa que los llevó a tener un desarrollo económico dependiente, y por lo tanto débil o vulnerable.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL