BUSCAR EN ESTE BLOG

26 de diciembre de 2011

Resumen y análisis de la novela La paloma de Patrick Süskind

Resumen y análisis de la novela La paloma de Patrick Süskind

Patrick Süskind

El autor alemán Patrick Süskind publicó su novela La paloma en 1987. La acción está ubicada en París, en la dé­cada de 1980. Su protagonista se llama Jonathan Noel y es un hombre de más de cincuenta años, que lleva una vi­da tranquila, exenta de sucesos importantes. Todos los sucesos importantes de su vida se sitúan en su infancia y juventud y han sido tan dolorosos, que Jonathan ha decidido evitar cualquier experiencia que pudiera resultarle pe­nosa. Abandonado por sus padres durante la guerra y por su mujer pocos meses después de casarse, opta por vivir solo en un diminuto departamento. Ya que no se puede confiar en los seres humanos, la solución es mantenerse alejado de ellos. Trabaja como vigilante en un banco y observa el mundo a una respetuosa distancia. Hasta que un día, una inesperada presencia conmociona su vida.

La presencia inesperada de la paloma conmueve la tranquilidad de la vida de Jonathan. La paloma se presenta súbitamente en el umbral y produce aquello que ha querido evitar durante años: la sorpresa. Se trata de otro ser vivo que lo contempla con su ojo extraño, distinto, fantasmagórico. 
Todas las defensas que Jonathan ha montado fracasan frente al ave. Huye, pero no puede impedir una confrontación diferente con su vida cotidiana.
Ahora es su propio ojo interior el que le permite observarse. Una misteriosa adrenalina, olvidada ya, reaparece en forma de invisible urticaria. Siente un cuerpo que arde. Este descubrimiento de su cuerpo le impide es­cuchar la bocina de la limusina de Monsieur Roedles, la autoridad máxima del banco. No abre el portón. El episodio puede costarle, en su imaginación, su trabajo. Por esta razón, cuando contempla al mendigo durmiendo en el banco de la plaza, lo hace con una mirada distinta. Proyecta en su figura un posible futuro: se ve a sí mismo desocupado, emborrachándose y endeudán­dose, convertido en un paria, un individuo exiliado de la sociedad.

De vuelta a su puesto de vigilancia, experimenta un odio injustificado por la humanidad. Quisiera matarlos a todos. Por primera vez, en muchos años se permite experimentar una emoción violenta, ilógica, destructiva. Aunque sólo sea como objeto de odio, los otros se hacen presentes. Cuando regresa al cuarto de hotel, es consciente por primera vez del silencio que reina a su alrededor. Jonathan, que ha vivido solo y en silencio, necesita que algo lo quiebre. Responde a su reclamo el rumor de la lluvia.

Análisis: ¿Por qué elegir como prototipo de héroe postmoderno al pobre e insigni­ficante Jonathan Noel, un hombre gris que vive en París, en los últimos años del milenio? ¿Qué puede tener de heroico este personaje que no se atreve a ahuyentar a un pájaro y que decide mudarse hasta que la portera le resuelva el problema?

Jonathan Noel es un ejemplo de héroe absurdo e inmóvil. Patrick Süskind narra una serie de sucesos, en apariencia, cotidianos: despertar pa­ra ir al trabajo, tropezar con una paloma en el umbral de la puerta, ver a un mendigo dormido en una plaza, escuchar la lluvia. La dimensión de estos pequeños incidentes está dada por la mente obsesiva del protagonista.
Cada episodio, por pequeño que sea, es magnificado por Jonathan hasta convertirse en una pesadilla abrumadora. En este relato postmo­derno, la acción exterior ha sido reemplazada por la acción interior, la cual se ve reflejada, por ejemplo, en la transcripción de los pensamientos de Jo­nathan en segunda persona: "¡estás acabado -algo graznó- eres viejo y estás acabado! Dejas que una paloma te dé un susto de muerte, una paloma te hace volver a tu habitación, te derriba, te retiene prisionero"-

Un personaje que huye
El hecho de que Jonathan reaccione huyendo no lo inhabilita en su con­dición de héroe: el men­saje del héroe del siglo xx puede ser su cobardía, su inacción o su ali­neación. Jonathan es el individuo alienado que ha cesado de sentir. Se limita a tratar de sobrevivir. Su única espera es la espera de la muerte.

Süskind exagera ciertos rasgos de esta alineación. Jonathan Noel es una especie de caricatura grotesca de algunos seres postmodernos:
1. ha anulado todo pensamiento que lo remita a su pasado. Los he­chos que se narran al principio de La paloma se refieren a la infancia y a la juventud del protagonista. Han sido traumáticos para él (sus padres fueron enviados a un campo de concentración durante la guerra y, más tarde, su mujer lo abandonará llevándose a su hijo). No quiere volver a pensar en esos hechos. Por eso, vive en un eterno presente, conformado por rutinas que lo protejan de cualquier "incidente", de cualquier sorpresa. Una exis­tencia virtual, sin historia;

2. ha cortado todo vínculo con su propio cuerpo. Se limita a lavado y alimentado para poder seguir trabajando y a ganar dinero para alimentado y asearlo. Utiliza sus sentidos para defenderse de la presencia de otros seres;

3. ha excluido todo contacto con el otro. No habla con nadie. No ne­cesita a nadie. Se siente molesto por las miradas de la portera. Antes de sa­lir de la habitación, agudiza su oído para asegurarse de que no se cruzará con nadie. No desea ser contemplado ni juzgado. Ha elegido la soledad. De esta manera, se halla protegido de las emociones y de los sentimientos. Y, por supuesto, de las consecuencias dolorosas que pueden resultar de ellos;

4. su única meta es trabajar. Ha elegido un trabajo que le permite ob­servar a distancia sin ser molestado: tiene un puesto de vigilancia en un banco. Frente al banco pasa gran parte del día, en silencio. Como una esfin­ge. Su efectividad no radica en la acción, sino en su simple presencia física.

A su manera, Jonathan es un héroe.

1. Representa un modelo de hombre que la sociedad promueve: sin cuestionamientos, honrado, decente, limpio, puntual, obediente, digno de confianza, decoroso, trabajador, inofensivo. Como él mismo descubre du­rante ese funesto día en que encuentra a la paloma: un hombre pasivo.

2. Es sometido a una prueba: el hombre de ciudad que ha cortado toda vinculación con la naturaleza debe enfrentarse a ella en la forma de una pa­loma. El encuentro con la mirada vacía del ave le permite durante veinti­cuatro horas observar su vida desde otro ángulo.

3. Realiza un viaje: abandona su habitación, toma un cuarto en un ho­tel y recorre los espacios habituales de una forma completamente distinta. Sus proezas son el reverso de su conducta normal: se distrae en el puesto de vigilancia del banco, es incapaz de estarse quieto porque experimenta una extraña picazón en todo el cuerpo, come roscas en vez de almorzar, se en­gancha el pantalón del uniforme y lo rasga, etc. Puede parecer un periplo absurdo. Pero se trata de una exposición física y espiritual a una serie de situaciones que están más allá de su experiencia anterior y que le exi­gen el desarrollo de nuevas fuerzas y talentos.

4. Cuando regresa al punto de partida, sufrió una transformación: el hombre que vuelve a subir las escaleras del edificio donde ha habitado durante años experimenta nuevas sensaciones y sentimientos. Ya no siente miedo de sí mismo, de los otros. Su éxito, representado por la superación de las pruebas, lo convierte en héroe, en una persona distinta de la que era.

Fuente: AAVV- Literatura europea y norteamericana
Editorial Puerto de Palos
Buenos Aires, 2009

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL