BUSCAR EN ESTE BLOG

23 de julio de 2016

EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA
El proceso reconquistador
En los casi ocho siglos (711-1492) de presencia musulmana en la pe­nínsula Ibérica pueden distinguirse dos grandes fases:
Hasta principios del siglo XI, la hegemonía militar correspondió a los musulmanes. Mientras, los reinos y condados cristianos iban fortaleciendo poco a poco sus instituciones, a la vez que experi­mentaban un lento crecimiento demográfico.
A partir del siglo XI, la hegemonía pasó a manos cristianas. La des­integración del califato de Córdoba en el año 1031 y la consi­guiente creación de los reinos de taifas debilitó Al-Andalus, y los reinos cristianos iniciaron la ofensiva.

La Reconquista fue protagonizada por la Corona de Castilla y por la Corona de Aragón. Navarra, que quedó territorialmente encerrada entre Castilla y Aragón, no participó en esta expansión cristiana ha­cia el Sur y trabó alianzas con los reyes franceses para defenderse de un posible ataque de sus poderosos vecinos.
Por medio de diversos tratados de delimitación fronteriza, Castilla y Aragón se repartieron las zonas por reconquistar.
 Castilla reconquistó toda la Meseta y casi toda Andalucía, dejando reducida la presencia musulmana al territorio del reino nazarí de Granada. Por otra parte, Portugal se independizó de Castilla y pro­siguió la reconquista de su actual territorio.
Aragón, que había reconquistado Valencia y las islas Baleares, dio por terminada su reconquista al llegar a Murcia, en virtud de los acuerdos suscritos con Castilla. A partir de ese momento, Aragón inició una gran expansión territorial por el Mediterráneo y por el sur de Francia.

La sociedad: jerarquización y convivencia
En la península Ibérica, al igual que en el resto de la Europa feudal, se produjo una estructuración de la sociedad en tres grandes esta­mentos: los nobles, los clérigos y los campesinos. Estos tres esta­mentos estaban claramente jerarquizados y cada uno tenía una fun­ción social propia: los nobles, la guerra; los clérigos, la oración; los campesinos, el trabajo manual.
El proceso reconquistador fue un hecho específico de la Península que provocó una diferenciación entre la sociedad peninsular y la socie­dad feudal europea en dos aspectos concretos:
La guerra contribuyó a incrementar la importancia de la nobleza y de las órdenes militares, pero también reforzó el poder de los reyes, quienes tuvieron más autoridad sobre la nobleza peninsular que la que tenían los reyes europeos sobre su nobleza feudal.

La convivencia entre cristianos, musulmanes y judíos, los tres grandes grupos étnico-religiosos de la Península, fue pacífica du­rante largos períodos de tiempo, tanto en Al-Andalus como en la España cristiana. Esta convivencia supuso un enriquecimiento cultural y económico muy importante para la sociedad peninsular.

ESQUEMA DE LA EDAD MEDIA:  marco histórico, marco cultural, marco literario durante la hegemonía  musulmana y durante la hegemonía cristiana.

Fuente:
AA.VV.: Literatura española, Ed. Santillana, Buenos Aires, 1992.

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+GOOGLE

Add to Google Reader or Homepage

PÁGINA PRINCIPAL